Memoria Impacto Foro Emprendedores: “Gipuzkoa y las personas que emprenden: razones para el optimismo”

En el 2017 decidimos embarcarnos en un proyecto de colaboración con la Universidad del País Vasco, y más concretamente con su facultad de Empresariales en Donostia. A propuesta de nuestro compañero del Foro Imanol Iturrioz (Sozial Neurri), decidimos hacer un exhaustivo estudio del impacto del Foro de Emprendedores en Gipuzkoa con la ayuda de un estudiante de fin de grado de la citada facultad que además basaría su trabajo de fin de grado en el estudio que realizaría bajo nuestra dirección técnica.

El acuerdo con la UPV nos ofrecía además otra interesante posibilidad. Ofrecer una experiencia de formación dual al estudiante elegido, Alex Baz. Algo que Alex, autor del estudio, ha sabido aprovechar sin ninguna duda y firmar así un trabajo redondo con el que se ha ganado el respeto de todos nosotros…e incluso el que haya sido contratado por una de las empresas del foro que pudo conocer en sus 4 meses de trabajo con nosotros.

Esta semana pasada dábamos a conocer el trabajo realizado en esta página y la nota de prensa que se adjunta más abajo:

“Gipuzkoa y las personas que emprenden: razones para el optimismo”

El estudio “Perfil de las personas emprendedoras y sus empresas”, un trabajo de investigación de fin de grado de Alex Baz con la dirección técnica del Foro de Emprendedores de ADEGI, concluye que el emprendimiento en Gipuzkoa goza de buena salud. El estudio ha contado con el apoyo académico de la facultad de Administración y Empresas de la UPV y el apoyo del Gobierno Vasco. Tras siete años de andadura el Foro ha querido realizar un estudio detallado que permita conocer mejor tanto a las personas emprendedoras, como a sus empresas.

El análisis no se limita a mostrar su perfil y a compararlo con el prototipo emprendedor de la CAPV, sino que profundiza en cuáles son las dificultades que tienen en la puesta en marcha y gestión de sus proyectos. Las personas emprendedoras siendo muy heterogéneas, tienen rasgos comunes que las diferencian de sus colegas del resto de la CAPV. Son más jóvenes y con formación universitaria en todos los casos. Sus empresas tienen un alto componente innovador y en su mayoría están relacionadas con el conocimiento, siendo casi la mitad de alto contenido tecnológico y teniendo la industria un peso significativo.

Esta elevada presencia de tecnología e industria puede justificar la menor presencia de mujeres en los equipos fundadores. Pequeñas empresas, microempresas en su mayoría, con una media aproximada de 10 empleados por empresa y con unos niveles de facturación y exportación destacables para su juventud. Empresas competitivas que son el presente y el futuro del territorio. Estas son las principales conclusiones del estudio. La edad media de los emprendedores se sitúa en los 32 años, de los cuales el 75% son hombres y el 25% restante mujeres, todos ellos con formación académica universitaria.

Casi la totalidad de los emprendedores contaba con una amplia experiencia previa en el mundo laboral, en su mayoría como directores de algún departamento de empresa. El 18% tenía experiencia en montar negocios anteriormente, mientras 1 de cada 10 emprendedores optó por crear su empresa nada más salir de la universidad. Su principal motivación para la creación de la empresa fue el aprovechamiento de una oportunidad de negocio. 2 Entre los aspectos positivos de la actividad emprendedora prevalecen conceptos como la libertad y autonomía que se consiguen trabajando para uno mismo y el desarrollo tanto personal como profesional que adquiere el emprendedor. En lo negativo, predominan la incertidumbre, el esfuerzo, la absoluta dedicación y la soledad. Con relación a este último factor, el 66% de empresas se fundaron por 2 o más socios con una media de 2,58 socios. El 40% de los emprendedores remarcan la falta de financiación como la principal dificultad a la que deben enfrentarse, en especial en las fases iniciales del proyecto. La mayoría se financia a través de fondos propios y familiares. Aunque 3 de cada 4 empresas recibe ayudas económicas por parte de organizaciones públicas, para la mayoría no suponen la principal fuente de financiación. El 52% de las empresas son microempresas.

Las pequeñas pymes forman el 31%, siendo la tipología de empresa más común del sector industrial en un 61% de los casos. Los trabajadores por cuenta propia representan el 13% del total. Coexisten dos prototipos de empresas. Aquellas que se dedican a actividades de alta intensidad tecnológica son principalmente sociedades limitadas pequeñas, con una antigüedad media de 5,8 años y 16 empleados por empresa. El resto de compañías que se dedican a los servicios, tanto intensivos como no intensivos, se caracterizan por ser micropymes con 4,6 años de media y 6 trabajadores por empresa. Los auto-empleados representan el 13% del total, actúan como consultores y asesores, basándose en los conocimientos adquiridos a lo largo de su etapa laboral anterior. Las trabajadores de las empresas cuentan con una mayoría de hombres (61%), frente a un 39% de mujeres. El 73% del total posee algún título universitario. La media global es de 9,8 trabajadores por empresa. La totalidad de empresas aplican, al menos, algún tipo de innovación. Aunque, los sectores más innovadores fueron aquellos cuya actividad es de alta intensidad tecnológica (industria, biotech y software).

El 100% de estas empresas empleó la innovación en producto. Más de la mitad de las empresas (54%) exportan al extranjero, sobre todo a países de la Unión Europea. De media el 41% de los ingresos totales de éstas provienen de mercados internacionales y los sectores más exportadores son el industrial, el biotech y el software. De esta manera se deduce que, los sectores más competitivos son aquellos con una alta intensidad tecnológica. El compromiso de las empresas para ofrecer oportunidades laborales a los jóvenes es relativamente alto. Durante 2016 se llegaron a realizar 103 contratos de prácticas, lo que se traduce en 1,18 estudiantes contratados de media por empresa. El grado de implicación dando charlas sobre emprendimiento en universidades también es elevado, aunque no tanto con los centros de formación profesional. Los sectores intensivos en conocimiento suman el 37% de las empresas y emplean a 117 personas (14% de los trabajadores totales). Se caracterizan por ser micropymes y auto-empleados con una antigüedad media de 4,7 años.

Y este es el video donde Alex y un servidor lo explicamos:

Las personas que emprenden en Gipuzkoa: Razones para el optimismo from adegitv on Vimeo.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Estoy de acuerdo

ACEPTAR
Aviso de cookies