2ª Edición del encuentro #AupaGu…Txotx emprendedor!!

2ª Edición del encuentro #AupaGu…Txotx emprendedor!!

Pues ha pasado justo un año desde que celebramos nuestro primer encuentro #AupaGu. Misma época e igual contexto:  Estamos en temporada sidrera y pocas cosas gustan más a un gipuzkoano/a que irse con sus amigos/as a la sagardotegi para cenar, degustar buena sidra y pasar un buen rato al grito de #Txotx!

Si ENTONCES nuestra curiosidad nos llevó a hibridar nuestro “acervo cultural sidrero” 😉 con un encuentro de networking propio de “la tribu” emprendedora, AHORA tocaba repetirla con la certeza de que es una fórmula que funciona porque nos suministra “vitaminas” (leáse salario emocional :-)).  Solo había que respetar y replicar todos los aspectos organizativos que fueron clave de su éxito en la edición pasada, para crear una gran atmósfera de participación y vínculo entre todos nosotros.

Recuerdo nos decíamos en nuestra reflexión estratégica pasada: “Crear comunidad aportando valor a sus integrantes es nuestra obsesión. Hacerlo de un modo creativo una obligación. El resto solamente tiene que fluir. Dinámicas grupales donde canalizar y facilitar el conocimiento mutuo de una red que es viva y por tanto cambiante. Romper las rigideces del día a día para favorecer el intercambio de experiencias y conocimiento haciéndole trampas a la rutina y a la tiranía de las urgencias de otros, propiciando un clima donde el registro es sentirse cómodo, entretenido, relajado y bien acompañado”.

Dicho queda!

En esta ocasión los anfitriones y temáticas elegidas fueron los siguientes (ver cartel portada):

1.- Mesa Innovación Social: “Más empresa, Más empleo ..¿Más problemas?” con nuestra compañera Iranzu Sainz de Murieta (Sinnple) como anfitriona y Andoni Isasti (Gerente Cadinox) como invitado senior, dispuesto a compartir con nosotros una admirable experiencia de participación de los trabajadores de su empresa en la gestión, visión y resultados de la empresa. Un trabajo arduo para un gerente visionario que decidió ir deshaciéndose de una mochila heredada de “empresa familiar con muchos años de hacer las cosas de un modo jerárquico” a liderar un cambio donde ocuparse de sus trabajadores, servirles y acompañarles en el camino que han decidido emprender conjuntamente. Toda esa Innovación Social y transformación de su ADN les lleva a competir mejor, ganar más y asegurarse un futuro. Y todo ello exige mucho de su tiempo, energía y presencia. Esa historia y la humildad con que la compartió dejó una profunda huella entre nosotros.

2.-  Mesa “Publicidad y cía: Marcas que marcan” con nuestro compañero Imanol Abad (Breaking Molds) como anfitrión y Susana Quiñones (Loreak Mendian) como invitada senior experta en la creación de una marca, como es el caso de Loreak Mendian. Susana es un líder de manual. Con una gran experiencia en el mundo de las marcas, fundamentalmente por toda su etapa gerenciando una de las marcas con más encanto y autenticidad de nuestra reciente historia: Loreak Mendian. Una marca pequeña sin embargo que ha tenido que aprender mucho y rápido para competir con las grandes. El comercio no tiene piedad, y en ese aspecto Susana compartió buenas claves con todos sus compañeros de mesa.

3.- Mesa Internacionalización: “De cazadores…a agricultores” con nuestro compañero Jesús de la Fuente (Graphenea) como anfitrión y Gustavo Lascurain (Pasaban) como invitado dispuesto a compartir toda su experiencia con la muy exitosa pyme exportadora Pasaban. Gustavo Lascurain, al igual que Andoni Isasti, es uno de esos brillantes jóvenes gerentes…con una gran experiencia a sus espaldas y una prometedora carrera de futuro. Lo que está haciendo en Industrias Pasaban, pyme exportadora líder con un prestigio internacional indiscutible, es bastante sorprendente. Se iniciaron en la Industria 4.0 y las máquinas conectadas antes de que muchos empezásemos a hablar de ello….pero no se duermen. El título de la mesa, cosecha propia de Gustavo, es bastante elocuente. Se encuentran en ese proceso de pasar de “ser cazadores” en un mercado en que sus clientes les vienen a comprar sabiendo de su calidad…“a agricultores” que buscan esos mercados latentes…aquellos lugares desconocidos donde sus productos llegan sin que ellos los sepan…encontrar nuevos nichos de venta y servicio, así como suministrar con eficiencia es su actual preocupación. Y  elaborar una estrategia eficiente para ello su principal reto

Y todo esto, nuevamente en la sagardotegi Araeta. Una sidrería especial dirigida por un equipo que arriesga innovando y respeta su tradición. Además de saber cuidar los detalles para la creación de la atmósfera que les pedíamos…y sabéis qué?

LO LOGRAMOS!!  AUPAGU!!

Os dejamos este breve video…seguro notáis su “aroma” 🙂

Bonus track: Agradecimiento a Imanol Abad (Breaking Molds) por su talento creativo y generosidad con la creación de marca del evento y la cartelería. Aupa Zu! :-). así como a Ignacio Oñate (Araeta) por sus todas sus atenciones.

2º Encuentro #AupaGu. Foro Emprendedores Adegi from adegitv on Vimeo.

Crónica resumen del 3º encuentro #AupaZuek. Así lo vivimos…

Crónica resumen del 3º encuentro #AupaZuek. Así lo vivimos…

Foro Emprendedores Adegi

Foro Emprendedores Adegi

Esta semana pasada hemos reeditado nuestro tercer encuentro #AupaZuek. Como sabéis, queridos lectores, en esta ocasión hemos puesto el foco en modelos de innovación social aplicados en la empresa tal y como lo conocemos a través de Michael Porter y su idea de “creación de  valor compartido” entre Empresa y Sociedad. Para ello elegimos hacerlo de la mano de tres exponentes tan interesantes, como cercanos y distintos entre sí:

Iranzu Sainz de Murieta, profesional enamorada de la Innovación Social, es cofundadora de Sinnple. Se dedican a diseñar herramientas empresariales que sirvan de catalizador para conseguir un nuevo modelo de empresa: La centrada en las personas y la consecución del triple impacto: Económico, social y ambiental.

Su otra pasión son los emprendedores sociales. Según Iranzu “ellos sí que suponen una revolución en el mundo empresarial”.

Eduardo Jauregui, cofundador de la startup Irisbond (desarrolladores de tecnologías de comunicación asistida). Se trata de un proyecto basado en un producto tecnológico dirigido al mercado social de la alta discapacidad.

Eduardo es un caso espectacular de determinación y capacidad de gestión empresarial. Saber que su modelo de negocio mejora la vida de un colectivo de personas con grave discapacidad como son los enfermos del ELA y la parálisis cerebral…, es el norte de su “brújula profesional”. Sin que sea óbice para que se desvíe ni un ápice del concepto de “sostenibilidad y escalabilidad” que necesariamente guía el crecimiento de su proyecto. De otra forma, nunca hubiese logrado el apoyo de un grupo inversor privado (además del público como son la Diputación de Gipuzkoa, Fomento San Sebastián y la SPRI), que como es lógico miden su inversión en métricas tanto de retorno económico (esencialmente) como de impacto social. No hay inversión en proyectos que adolezcan de falta de modelo de negocio escalables.  No son invertibles.

Manu Alberdi, Project Manager del Grupo TTT. Los orígenes del grupo se remontan a la  constitución de una pyme familiar fundada hace 50 años en el sector de los servicios industriales de tratamientos térmicos de superficies y recubrimientos. Enseguida supieron que hacía falta de una de una gerencia y equipo de dirección dinámicos que entendieron que la mejora continua de procesos, inversión en la I+D+I y crecimiento para abordar su internacionalización era vital para su supervivencia. El cuidado de las personas y la innovación en su gestión experimentando ideas avanzadas no exentas de riesgo ha sido otra de sus señas de identidad. Pilares en la consecución de hitos  de éxito (con algunos fracasos también, inevitablemente).

En todo caso, son los que ponían el toque más realista al encuentro, en el sentido de experiencia y aprendizajes obtenidos a lo largo de los años.

El reto realmente era poder hablar de todo esto tan serio con las señas de identidad #AupaZuek: “dinamismo que se impone sobre el debate profundo de las ideas, cercanía que prima lo ameno y agilidad desenfadada que premia el ritmo de las intervenciones y la interacción con el público”. Al mismo tiempo, no caer en la superficialidad del tratamiento de la temática elegida es el otro gran objetivo.

¿Misión cumplida?

¡A mi modo de ver sí! Pero la opinión que cuenta es la vuestra, quienes nos acompañasteis en el encuentro. Nosotros en todo caso estamos muy contentos con el signo de las opiniones recibidas. Escucharemos con gusto las que nos queráis hacer llegar, la autocomplacencia nunca es buena compañera de viaje.

Os dejamos el video resumen del encuentro y las fotos, con las presencias y los testimonios de nuestros protagonistas.

Una vez más, gracias a la gente de Keler por portarse tan bién y ayudarnos a que estos encuentros se desarrollen en un espacio tan atractivo. Y por supuesto a Elisa (gran tiradora de cañas), Beñat y Erik (Keler) y Edu (Bengoa). Al igual que todos nuestras amigas y amigos que estuvísteis con nosotros. Sois estupendos!!

3º encuentro #AupaZuek: “Innovacion Social Empresarial: Ni perroflautismo, ni postureo bienintencionado”

3º encuentro #AupaZuek: “Innovacion Social Empresarial: Ni perroflautismo, ni postureo bienintencionado”

AupaZuek Innovacion SocialVamos a por el tercer y último evento #AupaZuek del 2015. Con un tema, muy, muy candente, que curiosamente empezamos a gestar unos meses antes del fraude/escándalo Volkswagen. Bajo el título de “Innovación Social Empresarial: Ni perroflautismo ni postureo bienintencionado” os invitamos a  encontrarnos en el espacio Keler para desarrollar nuestro particular formato de charla con tres protagonistas locales en el campo de la innovación social empresarial. A saber:

  • Iranzu Sainz de Murieta.– Co-Fundadora de Sinnple (consultores de Innovación Social), con una amplia experiencia sobre innovación social aplicada a la empresa y RSE.
  • Eduardo Jauregui.– Co-Fundador de la startup Irisbond (desarrolladores de tecnología de comunicación asistidas),  realiza una fantástica labor facilitando su tecnología “eyetracking” a enfermos con graves discapacidades motrices como las personas que sufren E.L.A.
  • Manu Alberdi.– Project Manager Grupo TTT (pyme industrial con 50 años de historia en tratamientos térmicos y superficiales), que se ha caracterizado en su historia por su acción emprendedora y grado de innovación en producto y gestión de personas.

El objetivo en esta edición no es otro que hacer visible un nuevo modelo de empresa centrada en el triple impacto: económico, social y medioambiental. Tres personas con distintas trayectorias, enfoque y modelos de negocio, pero con una misma finalidad. Se creen el concepto de innovación social aplicada a la empresa, como elemento troncal e inherente a la generación de beneficio empresarial, yendo más allá del concepto hasta ahora conocido de responsabilidad social corporativa.

Y se rebelan frontalmente contra una suerte de estado de opinión (en algunas empresas y fuera de ellas) que cree que estas cosas son puro “perroflautismo más o menos ilustrado, o buenismo disfrazado de postureo empresarial”. Están convencidos que ser éticos es la mejor forma de generar “business” y nos lo quieren demostrar con sus personales historias profesionales. A nuestro estilo. Intervenciones dinámicas, desenfadadas y directas a la esencia.

Iranzu basará su relato en su historia personal de una ingeniero que se centró en el campo de la innovación tecnológica, para posteriro decidir por convicción emprender en el campo de la innovación social. Su especial sensibilidad y compromiso en este campo le llevó a escribir desde las entrañas este certero y duro post a raíz del caso del fraude medioambiental cometido por el fabricante de coches Volkswagen, cuya dirección se dejó llevar por su estúpida codicia y falta de ética.

Eduardo Jauregui, ingeniero igualmente de formación quien tras una etapa al frente del departamento de I+D de una multinacional decide emprender con un proyecto basado en un producto tecnológico dirigido a un mercado social: La alta discapacidad. Sus dos últimos años han sido trepidantes de hitos y reconocimientos, como ha sido la reciente obtención del premio Reina Sofía de Tecnologías para la Accesibilidad. Compartirá con todas y todos nosotros su visión en este campo.

Manu Alberdi, project manager del grupo industrial TTT. Trabaja directamente con la dirección general en transformar la gestión de personas y por tanto la cultura de la empresa con la aplicación de conceptos de gestión socialmente innovadora. Podríamos decir que este grupo ha venido realizando innovación social empresarial “casi sin ser conscientes de ello”.  De hecho, ha guiado su estrategia y forma de actuar desde los inicios.

Actualmente están implicados en la medición del impacto social y ambiental de la empresa, definiendo acciones concretas de mejora en aspectos como procesos de fabricación (compra responsable, ecodiseño, impacto medioambiental..), así como fórmulas de flexibilidad horaria deseadas por los trabajadores, equidad salarial y mantenimiento del empleo.

De todas estas cosas nos hablarán. Con unas cañas por supuesto, y un estilo de comunicación cercana. Nos encantará veros y compartir ideas y experiencias con aquellos que decidáis asistir al evento. ¡Tenemos mucho que contarnos!

Este es el timing del encuentro:

12 de Noviembre en el Espacio Keler de Donostia.- (19h – 21:30h).- Incripciones aquí.

* Guión y Timing:

  • 19:00h.- Presentación del encuentro Aupa Zuek! – Josean Rodriguez
  • 19:10h.- Primera ponencia Iranzu Sainz de Murieta (Sinnple). 15’ de charla y 10’ preguntas público.
  • 19:35h.- Segunda ponencia Eduardo Jauregui (Irisbond). 15’ de charla  y 10’ preguntas público
  • 20:00h.- Descanso. se sirven cervezas. 15’
  • 20:15h.- Tercera ponencia Manu Alberdi (Grupo TTT). 15’ de charla y 10’ preguntas público
  • 20:35h.- Mesa redonda. 25’
  • 21:00h.- Pintxos y cervezas hasta finalización 22h.

Nos vemos pronto 🙂

Entrevistas Emprendedores. Iranzu Sainz de Murieta (Sinnple): «Una de las cosas que aprendí al abrir la empresa es a no tener miedo»

Entrevistas Emprendedores. Iranzu Sainz de Murieta (Sinnple): «Una de las cosas que aprendí al abrir la empresa es a no tener miedo»

iranzuReproducimos aquí la entrevista a Iranzu Sainz de Murieta, miembro del Foro de Emprendedores de Adegi, realizada y publicada por el Diario Vasco

Empresarios. Iranzu Sainz de Murieta, Cofundadora de Sinnple. «Una de las cosas que aprendí al abrir la empresa es a no tener miedo» . Poner en marchaun negocio de futuro en un presente cercado por la crisis parecía una locura… Pero no se echó atrás. Pronto harán cuatro años. «¿El emprendedor nace? ¿Se hace? No lo sé. Mi caso fue por contagio. Conocía el sector y lo vi claro».

Cuenta Iranzu Sainz de Murieta que el primer sentimiento al que tuvieron que dar esquinazo al abrir su empresa fue al miedo. Al miedo al no, al de sus potenciales clientes. «Decidimos partir de que el no ya lo teníamos y mirar al frente», confiesa, y así fue como se lanzaron a ofrecer sus servicios a empresas potentes, de ésas que a priori parecen inalcanzables. Y se llevaron sorpresas. Su historia comienza hace casi cuatro años, cuando esta pamplonesa afincada en Donostia y su socio, Iñigo Benedicto, decidieron dejar atrás sus puestos de trabajo en una consultoría dedicada a la gestión de la I+ D+ i en organizaciones para dar forma y contenido a una idea empresarial de futuro que les rondaba en la cabeza. Así alumbraron Sinnple, una consultora de innovación social. «La innovación social –explica su página web– es un proceso que transforma las entidades en 100% sostenibles y 100% rentables».

– ¿Y esto significa que…?
– Que con acciones de innovación social, haciendo lo que una empresa habitualmente hace, o sea, dar un servicio o un producto concreto que va a un mercado concreto, puede mejorar su impacto social y a la vez conseguir una rentabilidad económica. El impacto social puede hacerlo contribuyendo al desarrollo de las personas o reduciendo la huella medioambiental que la entidad genera con su actividad. En el fondo es que, con lo que ya hace, además de plantearse una rentabilidad económica se replantee su impacto social. Contribuir a hacer un mundo mejor mejorando la cuenta de resultados.

– ¿Tiene que explicar a qué se dedican muchas veces?

– Muchísimas. En realidad al final es algo que tienes que probar y, de hecho, lo que nos ha pasado es que la gente que ha llevado a cabo alguna acción o algún proyecto de innovación social ha querido seguir haciendo cosas en este campo. Pero lo difícil es que den ese primer paso.

– Abrir una empresa que maneja términos aún desconocidos parece una apuesta arriesgada. Imagino que cuando anunció lo que iba a hacer habría quien le dijera que es una locura…

– Sí, que es una locura te lo dice mucha gente, pero el tema social siempreme ha motivado porque creo que se pueden hacer muchas cosas en ese área y, por otro lado, meparece que la manera de hacer cosas eficaces muchas veces es posible a través de las empresas, por los instrumentos que tienen.

– Ya. Para que el lector no se pierda, ¿me podría dar un ejemplo de una empresa conocida que haya aplicado la innovación social?

– Danone. Hicieron un producto específico para países en vías de desarrollo: una especie de yogur de bajo coste para la India, donde hacen una comida al día, con los nutrientes que una persona necesitaría en un día. Pero hay más ejemplos aquí mismo.

Salir de la pecera

Llevaba ya varios años trabajando por cuenta ajena cuando el germen del emprendizaje empezó a agitar sus propias inquietudes. Ingeniera en organización industrial, Iranzu Sainz de Murieta ( Pamplona, 1975) trabajaba en Bantec Group, una consultora especializada en la I+D+i, cuando participó en una red de ‘ business angels’ en la que trató con emprendedores. « Fue ahí realmente donde se me cayó el mito del emprendedor, en el sentido de que trabajábamos conmucha gente muy normal con ideas y proyectos que podían ser brillantes, pero también normales. Al ver esos proyectos y conocer a las personas que los lideraban pensé: no hay que ser un supermán ni una superwoman, ni necesitas una idea muy brillante para emprender, realmente lo que necesitas es que haya gente que esté dispuesta a hacer algo, que se comprometa. Yo no tengo ni idea de si el emprendedor nace o se hace, pero hay quien dice que te contagias, y yo estoy más de acuerdo con esa opción. Además, veía que una clave bastante importante del emprendizaje es el tema de la experiencia, el conocer el sector en el que estás y te vas amover… Y bueno, dándole vueltas a la idea de que se podían mejorar muchas cosas en el área social de las empresas desde el punto de vista de las personas y el medio ambiente, y que se podía hacer mejorando además su cuenta de resultados, empecé a hablar con Iñigo, que trabajaba conmigo y dirigía el área de proyectos europeos, y nos lanzamos. Lo cierto es que lo hicimos sin un plan de negocio, pero el mundo de la innovación social sonaba, venía con fuerza del mundo anglosajón y veíamos que se iba a demandar cada vez más, sobre todo por los países del norte de Europa».

– Eso le iba a preguntar, ¿en quién se miran?

– La innovación social venía sobre todo de Inglaterra y queríamos engancharla con las empresas que innovaban. Nosotros conocemos el mundo empresarial y sabemos cómo implantar procesos de innovación que ayuden a que las empresas sean más competitivas, así que lo que dijimos fue ‘ bueno, pues a esta innovación vamos a dotarle de un componente social’, y nos metimos una torta espectacular.

– ¿Y eso?

– Sobre todo porque la sensibilidad que pensamos que iba a haber no existía y tuvimos que replantear la forma de llegar a los clientes. Al final a las empresas les parece muy bien lo que les cuentas sobre una contribución social de su actividad, pero quieren resultados, que impacte en su cuenta, y un gran paso para nosotros fue el ofrecer nuestros servicios en productos sencillos, tangibles, que pudieran aplicar sin problema y les dieran resultados. Una de las cosas que para mí ha supuesto un aprendizaje mayor cuando abrimos la empresa ha sido el no tener miedo, porque el no ya lo tienes. Ir hacia adelante y lanzarnos a contactar con gente muy potente que pensábamos que nos iba a decir que no. Y hemos encontrado bastante receptividad y bastantes síes.

– Por cierto, ¿qué ha sido lo más difícil a la hora de abrir un negocio? ¿Encontrar financiación?

– No tenemos financiación externa, todo lo hemos sacado entre proyectos y un pequeño colchoncito que pusimos nosotros al principio.

– ¿Y le ha cambiado mucho la vida?

– Bastante. Lo malo de ser emprendedor, entre comillas, es que pasas de tener un sueldo a fin de mes a llegar al banco a ver si este mes has ganado algo o no. Y luego, evidentemente, cuando estás empezando empiezas de cero, haces de chica para todo y sobrevives con lo mínimo. Pero por otro lado es apasionante el poder desarrollar nuestro propio proyecto, dirigirlo y organizarnos nosotros mismos es muy satisfactorio. Vale, hemos tenido momentos en los que lo ves todo un poco más negro, pero la evolución que hemos seguido en el último año y medio es vertiginosa y de hecho acabamos de incorporar a una persona. Creemos que la innovación social es algo que irá llegando, quizá despacio, pero llegará.

Sinnple, emprendedores sociales creando experiencias de innovacion social empresarial rentables

Sinnple, emprendedores sociales creando experiencias de innovacion social empresarial rentables

SinnpleSinnple, consultoría de innovación social, es un sueño emprendedor hecho realidad. La resultante de una idea feliz de sus dos fundadores, Iranzu Sainz de Murieta e Iñigo Benedicto, a quienes pocos meses después se sumó Jesús Vázquez como tercer socio. Los tres jóvenes (38, 32 y 41 respectivamente) e ingenieros de formación con valiosa experiencia profesional previa en el campo de la Innovación y la consultoría, acuñada en sus inicios profesionales trabajando por cuenta ajena. Emprender este proyecto vital en el campo de la innovación social empresarial es la derivada, como veremos, de un proceso natural de madurez profesional.

En nuestra visita a su oficina, tuvimos ocasión de estar con todos ellos. Fue precisamente con Iranzu con quien conversamos para recabar el material que buscábamos para contar la historia de Sinnple, siguiendo su propia trayectoria profesional como hilo conductor. Lo confesamos, esta chica es también parte esencial de nuestra comunidad de emprendedores. Siempre está donde se la necesita para aportarnos su talento natural, pensamiento analítico y el gran regalo de su compromiso por esta causa.

La experiencia profesional de Iranzu comenzó en el área de I+D de una empresa industrial guipuzcoana. Contrato-beca de un año en el departamento de logística que le sirvió para conocer el funcionamiento interno de una gran empresa, como son sus talleres, procesos productivos y el complejo marco de las relaciones laborales. Para una ingeniera de organización el trabajo era realmente interesante y retador, pero enseguida aprendió que “nada de lo que hagas en una empresa va a dejar indiferente a las personas que trabajan en ella”, para lo bueno y para lo malo.

En conjunto la experiencia fue positiva porque además le proporcionó la clave para saber lo que quería hacer profesionalmente. Le interesaba más la estrategia y la gestión que el “pie de fábrica”. Ello le empujó a postularse y aceptar un empleo como consultora en la empresa de consultoría I-Tec para la gestión y desarrollo de proyectos de Innovación Tecnológica. De ahí a la Consultora Bantec, ya con un perfil senior para ocuparse del desarrollo de estrategias empresariales de I+D+I, fundamentalmente trabajando con planes de innovación empresarial en el marco de las políticas regionales de innovación en País Vasco y resto del estado.

A la par, fue designada para desarrollar una red de inversores privados (B.A) interesados en invertir en startups de base tecnológica. En esa etapa conoció a muchos emprendedores, estudió sus planes de negocio y les ayudó desde la técnica a que sus modelos de negocio estuviesen bien sustentados y armados, a la vez que reportaba a su red de inversores interesados en participar en los proyectos seleccionados como invertibles. Aquí es donde se produjo “su contagio del virus del emprendimiento”.

El hecho es que Iranzu se sentía cada vez más atraída por los temas sociales. Estaba muy al tanto de la repercusión e impacto que estos temas estaban teniendo en el ámbito empresarial de los países anglosajones. Comenzó a informarse seriamente y a estudiarselo con dedicación. Y buscó complicidades, que encontró en su compañero de trabajo en Bantec,  Iñigo Benedicto.

Ambos se tomaron un periodo de trabajo conjunto y reflexión. Tiempo no tenían mucho, así que se juntaban los domingos para ir avanzando en su idea, preparando todo lo necesario para dar el salto y crear su propia empresa. En ese periodo trataron de modelar al máximo su propuesta de valor con un enfoque eminentemente práctico y dirigido hacia las empresas desde el prisma de la innovación, que era lo que realmente conocían.

Paradójicamente, a pesar de que  Iranzu era experta en desarrollo de planes de negocio tras su etapa en Bantec, no desarrollaron el suyo propio. Se dedicaron por completo a la investigación y desarrollo de su propuesta de valor, imaginando que las empresas tendrían interés en experimentar las bondades de la innovación social aplicada a su producto/servicio.

Sin embargo, los tiempos de las empresas y el propio mercado tienen su propia agenda y prioridades. Y entre ellas no estaban experimentar aplicaciones de la innovación social. Y se evidenció que, con plan de negocio o sin él, cometieron un error de cálculo con su optimista percepción de que las empresasles iban a comprar consultoría”. Es verdad que su discurso era bien escuchado por los directivos y propietarios de las empresas y recibían palabras amables…pero no se traducía en contrataciones. Se “pegaron la torta”.

No estaba en su guión, pero no se dieron por vencidos. Era hora de aplicar lo que ya sabían de sus anteriores etapas. Adaptarse. Pivotar. Se dieron cuenta de que su problema era más del CÓMO que del QUÉ. Debían construir nuevas propuestas con las que llegar a los potenciales clientes. Se centraron fundamentalmente en desarrollar “productos de  consultoría con metodologías” en el campo conceptual de la Responsabilidad Social Corporativa (RSE), más asentado y conocido por la cultura empresarial. Se trataba de que las empresas se atreviesen a experimentar introduciendo pequeñas innovaciones en la fabricación de su producto en busca de un impacto social asumible por costes y mentalidad.

La limitación de esta nueva propuesta era evidente, ya que pocas empresas vascas tienen estructuras que contemplen el RSE de modo intrínseco ligado a marca, pero les sirvió para coger aire y seguir puliendo su propuesta de  valor.

En palabras de Iranzu: “Para que la innovación social tenga recorrido en una empresa o es rentable o no se va a dar. El reto es aplicarla a su negocio de modo creativo para que la empresa objetivamente provoque un impacto con beneficio en las personas, y/o el medio ambiente. En definitiva contribuir a hacer un mundo mejor mejorando la cuenta su cuenta de resultados”.

Les obsesiona tangibilizar el amplio espectro conceptual de la Innovación Social. Su enfoque y visión es concretar las buenas ideas en hechos, acciones de innovación aplicadas a la cadena de valor de suministro y producción de las empresas con medidas que mejoran la ética de los negocios ( a quien compras, vendes, en qué inviertes el dinero que ganas..), la dignidad de las personas (retribuciones, condiciones de trabajo, desarrollo personal…) y los conceptos de sostenibilidad y respeto por los recursos naturales, el consumo de energía y el medio ambiente en su conjunto. Así “atacan” cualquier estrato de la empresa susceptible de ser mejorado en términos de producción de retornos a la inversión acometida. Tanto en los intangibles de marca como de negocio.

Los tres insisten mucho en que su trabajo con los responsables de las empresas es hacerles entender que la innovación social no es colateral al core business de la empresa y su rentabilidad. En ningún caso se trata de hacer caridad, donando dinero a causas sociales tal y como se ha entendido hasta no hace mucho tiempo. Es interiorizar que es un enfoque que promueve la sostenibilidad de la empresa y ayuda a garantizar su futuro.

Para ilustrar la visión de Sinnple, Iñigo acude a la comparativa entre el modelo de responsabilidad social corporativa tradicional adoptado por el fabricante de vehículos FORD consistente en donar importantes cantidades de dinero a la lucha e investigación contra el cáncer (algo realmente loable) pero que es absolutamente ajeno a fabricar coches, en confrontación con la política de innovación social experimentada por TOYOTA (si, otra vez como ejemplo) en términos de invertir dinero en innovar el tipo de motores de combustión que fabricaban para sus vehículos (core business) para convertirlos en más respetuosos con el medio ambiente (coche eléctrico, híbridos, mas ecoeficientes) que les reportó además de una notable mejora con impacto social, una potente imagen de marca, aumento de ventas y en último término mejora de cuenta de resultados. Este caso de Toyota está siendo ahora replicado por fabricantes de coches indios (problemas enormes de movilidad en el país) con enormes retos similares en el continente africano, donde hace falta hacer cosas útiles y necesarias por las clases más desfavorecidas.

Otro caso mencionado en la entrevista por Iranzu, representativo de otra gran corporación, es el de Danone. Conscientes de que en muchos países de extrema pobreza realizan una única comida al día, decidieron producir un producto que incorporase todos los nutrientes fundamentales para las personas. Evidente, ¿no? O el cercano caso, de una empresa vasca como Arteche (productores de grandes transformadores de suministro eléctrico) que aceptando una petición de fabricación de un transformador con mínimas prestaciones y muy bajo precio que necesitaba una aldea mejicana con muy escasos recursos económicos, hicieron una potente acción productiva innovadora con impacto social sin darse cuenta siquiera. Y fue rentable porque al hacerlo por una suerte de “caridad y empatía” resultó que recibieron multitud de peticiones de venta y suministro de ese tipo de transformador para instalarlo en zonas pobres del mundo. Impacto social indudable ligado a cuenta de resultados.

Este es el camino y enfoque de Sinnple. Os invito a que disfrutéis de esta entrevista con Iranzu para que los conozcáis mejor.

Bonus track: Para aquellos que os apetezca saber un poquito más sobre este mundo de la Innovación Social, conviene recordar que el nacimiento de Sinnple se produce en el contexto temporal en que  Michael Porter hace “acto de aparición estelar” con su trabajo publicado por la Harvard Business School sobre “creacion de valor compartido”.

Iranzu nos dice: “Que Porter, un experto de vanguardia en los temas de innovación y gestión empresarial  (de gran prestigio en el País Vasco) hablase de innovación social empresarial convertía nuestra idea  en una excelente oportunidad para nosotros. Y es que además nuestro enfoque coincidía fundamentalmente con su idea de facilitar a las empresas políticas y prácticas operacionales que optimicen su competitividad a la vez que ayudan a mejorar las condiciones económicas, sociales y ambientales en las comunidades donde opera. La idea final y principal de que el progreso económico y social deben de ir de la mano”. Idea con la que Porter acaba de volver a salir a la palestra en este interesantísimo encuentro Ted Talk: Why business can be good al solving social problems”, que marca nuevamente un interesante futuro sobre el papel e implicación de las empresas en la necesaria mejora del mundo.

Sinnple acaba de editar este precioso video sobre como entienden ellos la Innovación Social Empresarial.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Estoy de acuerdo