Crónica del 8º encuentro Aupa Zuek: “Tres emprendedoras muy de moda”

Crónica del 8º encuentro Aupa Zuek: “Tres emprendedoras muy de moda”

Este jueves pasado hemos vuelto a congregar a una parte de la comunidad emprendedora en el espacio Keler .En esta ocasión para celebrar el 8º encuentro #AupaZuek bajo el título “Tres emprendedoras muy de moda”.

Sí, lo habéis adivinado. En esta ocasión se lo hemos dedicado al sector de la moda vasca y a sus protagonistas, concretamente elegimos a Yoana López (A pies juntilas), Tytti Thusberg y Mónica Lavandera (Lavandera Brand).

Tres representantes locales con trayectorias vitales/profesionales y proyectos tan distintos como complementarias en sus respectivos ámbitos. En realidad podríamos decir que la más distinta es Yoana López, promotora de la atractivo proyecto “A pies juntillas” precisamente por representar el canal más importante de distribución de la moda, el comercio local. Con un modelo de negocio donde se incorpora una capa de innovación social por aplicación de conceptos de economía circular y sostenibilidad. Es precisamente este último atributo el que define en esencia tanto a Tytti Thusberg (nuestra artista/diseñadora/artesana eusko-finlandesa afincada en Donostia) como a  la tercera protagonista, Mónica, creadora de la marca de moda Lavandera Brand.

Las tres atesoran muchísima experiencia a sus espaldas. Muy implicadas con todo lo que sucede alrededor de la industria de la moda y preocupadas por el modo en que conectan con el comercio. Sus testimonios fueron inspiradores e hicieron disfrutar al público por su interés. En el video hacemos un breve resumen con sus reflexiones y claves donde esbozan sus universos personales.

A modo de contexto, en mi presentación del encuentro me  referí a algunos datos elocuentes sobre la importancia del sector moda en Euskalherria. Por ello afirmamos es pujante y con suficiente impacto en el territorio como para tenerlo bien en cuenta.

Para muestra un botón. La ciudad de Donostia ha propiciado en el 2015 el nacimiento del cluster de la moda donde conformar la representación de los intereses y estrategia de un sector cuyo peso en la ciudad se sustancia en la existencia 1000 empresas (de las cuales 126 son industriales) dedicadas en la actividad económica moda/texti,  2.750 empleos creados (2,63% del empleo total de la ciudad) y una facturación total de 98,5M.

Por otro lado en el año 2012 se constituyó la asociación de la moda en el País Vasco – Cluster Basque Moda. donde está incluída y por tanto representada Gipuzkoa a través de la  Asociación Moda Gipuzkoa (Mónica Lavandera es precisamente su presidenta). Los datos que desde este cluster se ofrecen para el año 2012 fueron que el sector emplea a 6.750 personas, factura 1.500M al año (de los cuales se exportan 145M) y en términos relativos supone un 3,2% del total de la producción industria vasca.

Y la guinda final, que se ya es parte fija de los encuentros Aupa Zuek, a cargo del talentoso dibujante que plasma historias en sus lienzos:  Javier Miguel. Un emprendedor artista que va a dar mucho que hablar!

Os invitamos a que veais el resumen del encuentro y las entrevistas en el video que publicamos …y el álbum de fotos del encuentro aquí

8º Encuentro #AupaZuek: Tres emprendedoras muy de moda from adegitv on Vimeo.

Lorea Uranga ( Basque Destination ): «Queremos que el turista se lleve la esencia y se sienta de Euskadi» Entrevistas emprendedoras

Lorea Uranga ( Basque Destination ): «Queremos que el turista se lleve la esencia y se sienta de Euskadi» Entrevistas emprendedoras

Entrevista a la emprendedora Lore Urangacreadora y fundadora de Basque Destination y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

«Euskadi está de moda. Cada vez el viajero tiene más en su mente venir aquí». Mientras la gran mayoría de agencias de viajes organiza planes para hacer fuera, Basque Destination se encarga de llevar a cabo experiencias para realizar en el País Vasco. La fundadora y gerente de la empresa, Lorea Uranga, asegura que «está claro con lo que nos identifican los turistas: Bilbao, con el Guggenheim; Álava, con las bodegas de La Rioja alavesa; y San Sebastián, con la gastronomía». Pero hay mucho más. «Nosotros ofrecemos desde la parte más sencilla, como puede ser únicamente el traslado a un lugar; a una experiencia completa, con la preparación de hoteles, guías, autobuses… Todos los servicios». Esta agencia de viajes lleva como lema ‘Lekuko’, porque «somos gente de aquí y queremos ser testigos del disfrute de las personas».

Tienen un amplio abanico, pero ¿con qué experiencia se quedaría si tuviera que recomendar solo una en Gipuzkoa?

Lo centraría en el viaje al siglo XVI. Hay una experiencia que me encanta que se llama ‘La sidra y el mar’. En esta actividad se acude a Albaola para conocer toda nuestra historia relacionada con el mar: los pueblos de costa, la tradición marinera y la conservera, por qué los marineros vascos no se morían de escorbuto durante sus viajes cuando otros sí lo hacían -el motivo es que llevaban sidra para beber en lugar de agua-. Va acompañada de una visita a Igartubeiti, donde se profundiza en cómo vivíamos los vacos y cuáles eran nuestras costumbres. Es la expresión máxima de un caserío y se enseña cómo se trabajaba la manzana y la tierra. También se va a sidrerías y se explica el por qué de su existencia, su ubicación… Una experiencia en la que todo está relacionado.

¿Es también Gipuzkoa un importante destino de interés religioso?

Sí. Nosotros ofrecemos la Ruta de los Tres Templos. En Gipuzkoa tenemos tres joyas: el santuario de Loiola, en Azpeitia; la ermita de Santa María, La Antigua, en Zumarraga; y el santuario de Aránzazu, en Oñati. Es un producto que lo desarrollamos y estamos trabajando bien. Son tres estructuras diferentes, pero también complementarias. El recorrido por todos ellos conforman la primera etapa del Camino Ignaciano.

¿Cuál es el encanto del Camino Ignaciano?

Recrea el recorrido de Loiola a Manresa que hizo San Ignacio de Loyola cuando se dirigió a Tierra Santa. Su diferencia con respecto al Camino de Santiago es que sí ocurrió, dado que San Ignacio hizo esta ruta. Es un trayecto de casi 600 kilómetros que se divide en 27 noches, hay etapas muy duras, como la de la zona de los Monegros (Aragón). Se trata de un camino que está empezando. De momento, viene mucha gente con un fin espiritual. Loiola es un punto de referencia mundial, más desde que hay un Papa Jesuita. Este camino recrea el sentido histórico de por qué San Ignacio hizo este trayecto. El principio en Gipuzkoa es todo revolucionario, una zona montañosa, que puede hacer alusión a la dificultad de dejar tu casa e ir a Tierra Santa. Luego, se pasa de una zona más verde a una más árida. Después, viene el desierto, que representa la parte en la que él lucha contra sí mismo. Es como si la geografía representara lo que él experimentó a lo largo de este camino. Nosotros ofrecemos la posibilidad de hacer esta ruta y nos adaptamos a lo que el cliente quiera.

¿Reciben a muchos turistas atraído únicamente por la gastronomía?

Sí, pero no únicamente interesados en la alta cocina, sino por la gastronomía en general. Cada vez más, la gente quiere ir a ver al productor local y saber cómo se hace el queso Idiazabal o los filetes de anchoas. Se preocupan también de cómo funcionan los mercados. Va más allá de solo venir a comer. Nosotros también promocionamos el pintxotour, porque refleja cómo vivimos los vascos, cómo nos socializamos, la vida de los barrios… Les enseñamos cómo somos y les hacemos ver que el pintxo es un referente de cómo somos nosotros.

¿Qué esperan que la persona extraiga de una experiencia?

Intentamos que el turista se sienta uno más de aquí. Les tratamos como si fueran de nuestra familia y queremos que se lleven nuestra esencia.

¿Sabemos los guipuzcoanos los encantos que tiene nuestro territorio?

No. Nos falta mucho por saber. Conocemos mundo, pero no nuestra casa. Ocurre muy a menudo.

¿Qué busca el turista en Gipuzkoa?

Al final, todos buscan que les trates como uno más. Luego, habría que hacer una distinción entre el turista extranjero, el estatal y el vasco. El primero de ellos viene buscando gastronomía y se marcha conociendo una forma de vida. Por ejemplo, el hecho de que vean a los niños ir solos por la calle les llama la atención, les hace entender que se trata de un sitio muy seguro. Por su parte, al español del sur le gusta el paisaje verde y cómo comemos o bebemos. Les alucina subir a una cima y ver el monte y más allá el mar. Finalmente, el alavés viene en busca de la costa, como el Geoparque o San Sebastián; mientras que el vizcaíno prefiere el interior. A su vez, los vascos en general son consumidores de cultura, como el Zinemaldia o el Jazzaldia, y de las fiestas de los pueblos.

¿Qué le llevó a crear Basque Destination?

He trabajado muchos años en agencias de viajes emisoras. En los últimos años la crisis, la situación geopolítica y el incremento de demanda en Gipuzkoa para recibir turistas me llevaron a crear Basque Destintation. He cambiado el formato: antes me dedicaba a vender viajes a la gente de mi entorno para que disfrutaran fuera y ahora recibo aquí a gente que llega desde cualquier lugra para que disfruten de nuestra tierra.

¿Cómo crean una experiencia?

Empezamos preguntándonos qué enseñaríamos a un familiar o a un amigo y cómo lo haríamos. Nos centramos en enseñar nuestra esencia, las tradiciones y raíces. A partir de aquí, pensamos en crear historias. A su vez, con el tiempo, la gente nos ha ido diciendo cuáles son sus preferencias y nos vamos adaptando a ellas.

¿Cuál es el viaje más curioso que les han pedido diseñar?

Hicimos un reality para un Dj alemán que tenía miedo a volar y a la sangre. Tuvimos que contratar una avioneta y un parapente, y le llevamos a un mercado para que cortara un atún.

Olaia Agirre (Oaz Coaching): «La empresa que no evoluciona y se mueve se queda rápidamente atrás» – Entrevistas Emprendedores

Olaia Agirre (Oaz Coaching): «La empresa que no evoluciona y se mueve se queda rápidamente atrás» – Entrevistas Emprendedores

Olaia AgirreEntrevista a la emprendedora Olaia Aguirrecreadora y fundadora de Oaz Coaching y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

«Ayudo a que las cosas sucedan. Ayudo a que las personas enfoquen a sus equipos para que hagan el camino hasta donde quieren llegar echando mano de sus fortalezas». Así define Olaia Agirre el trabajo que realiza en su empresa, a la que presenta como su tercer hijo. Ella tiene claro que no hay que quedarse atrás y en OAZ Coaching para el cambio acompaña a las compañías en este camino.

– ¿Es necesario para las empresas estar en constante cambio?

– ¿Cuál es el objetivo de esa transformación para las compañías?

– Encontramos diferentes motivos, como por ejemplo ser más competitivo, responder a las necesidades de los clientes o seguir contando con personas con talento dentro de la organización. Al final, ese cambio tiene que ver con la supervivencia y el querer jugar un papel determinado en el mercado.

– ¿Cuesta dar ese paso?

– Sí, tanto para las empresas como para las personas. Al final, algunas decisiones vienen dadas como empresas, pero son los trabajadores los que lo materializan. Cuando se diseña el cambio todo se ve muy claro y fácil, pero cuando lo llevamos a la práctica es cuando se empiezan a encontrar los problemas y a mitad de camino se aprecia que ese objetivo al que queríamos llegar ya no es tan sencillo. Hablamos mucho de cambio, pero hacerlo no es tan fácil.

– En ese camino, ¿cuáles son los mayores escollos?

– Podemos destacar dos aspectos. Por un lado, resulta complicado que todos en la empresa compartan la misma idea de lo que se quiere cambiar y para qué. Por otro lado, cuando se comienza con el proceso hay que darse cuenta de que cada uno tiene algo que cambiar. Muchas veces caemos en la tentación de querer que únicamente cambie el de al lado y no nosotros. Esto no funciona. Tenemos que asumir cada uno nuestra responsabilidad y a partir de aquí buscar qué podemos aportar. Se debe entender que el cambio es la suma de todos.

– ¿Cómo se motiva a los trabajadores para lograr ese cambio?

– Se les debe dar un motivo. Yo no me he encontrado con ningún trabajador que no quiera aportar, todo el mundo espera contribuir y sentirse útil. Hay que conseguir que cada uno entienda cuál es su aportación a ese proyecto común de empresa, facilitarles un espacio donde puedan aportar y valorando su trabajo. Cuando tienen esa sensación y también se le exige normalmente las personas responden y mucho.

– A la hora de abordar este camino uno de los retos es crear equipos. ¿Cómo se consigue esto?

– Efectivamente, conseguir esto es imprescindible para la empresa. Hay que trabajar mucho con la plantilla, porque no resulta fácil juntar a un grupo de personas y que trabajen. Hace falta un conocimiento mutuo, generar unas dinámicas en las que se vea que hay un avance en las tareas y crear un clima de confianza en cuanto a las capacidades de cada uno de los miembros y en la potencia del equipo. Se debe buscar que todos sean complementarios y no un simple corta-pega de cada uno de ellos.

– Aquí entra en juego la importancia de las reuniones, pero ¿se abusa a veces de ellas?

– Muchas veces se sale de una reunión con la sensación de no saber para qué ha servido. Hay mucha ‘reunionitis’ y provoca que se pierda mucho tiempo. Para que estos encuentros sean eficaces deben estar preparados, que la gente sepa a lo que va, estén marcados los tiempos y se fijen unos objetivos. No se trata de hablar por hablar. Una reunión es una oportunidad porque se consigue juntar a un grupo clave de personas para tratar un asunto, por lo que todo el mundo debe salir teniendo las ideas claras, saber cuáles son los pasos a dar, qué tarea le corresponde a cada uno y los plazos.

– En esta organización la figura del líder resulta fundamental. ¿Qué debe hacer?

– Tiene que comunicar mucho y claro, dando una visión y un lugar a cada uno de los miembros del equipo. Debe fomentar esa responsabilidad individual y de equipo.

– Pero, ¿siempre tiene que haber un liderazgo?

– Sí. Puede ser una única persona o que sea un liderazgo compartido. Al final, esto es un reconocimiento que te otorgan las personas y en todos los equipos de trabajo se da. Además, resulta importante, porque esta figura te lleva a conseguir los objetivos. Se estima que hasta un 60% de la productividad de las personas dependen del líder.

– ¿Cómo se forma a un líder?

– Se le debe ayudar a generar una visión y valorar a las personas desde la diferencia. Además, hay que enseñarle a desarrollar habilidades como la comunicación y la empatía.

– En todo este proceso de cambio, ¿cuál es la labor de OAZ Coaching para el cambio?

– Mi trabajo se desarrolla a dos niveles. Ayudo de manera individual a las personas o a los líderes que ya saben lo que buscan a tomar conciencia de los recursos de los que dispone, los miedos que pueden surgir y a cómo superarlos. Con los equipos intento que se den cuenta de las dinámicas que deben afrontar, a abordar los problemas y a generar recursos o estrategias para seguir avanzando.

– ¿Por qué dio el paso de crear esta empresa?

– Antes trabajé en un banco. En la sucursal me di cuenta de que para los problemas técnicos no había ningún problema, porque había teléfonos a los que llamar y preguntar, pero también entendí que el éxito de la oficina dependía de las relaciones que mantuviéramos como equipo y con los clientes. Sin embargo, para esto nadie te enseña, ni se daba ninguna clave. Este convencimiento me creó una serie de inquietudes y empecé a indagar. Me di cuenta de que no solo me preocupaba a mí, que había una necesidad. Así empezó a tomar forma OAZ Coaching para el cambio.

– ¿Resultó difícil dar esos primeros pasos?

– Fue duro, porque hay que trabajar muchas horas y seguir haciéndolo. Al final, el ser emprendedor tiene sus pros y contras. Resulta difícil que te den tu primera oportunidad, retarte y empezar a ver resultados

Yoana López (A Pies Juntillas): «No concibo la gestión de la tienda al margen de las redes sociales» Entrevistas emprendedores

Yoana López (A Pies Juntillas): «No concibo la gestión de la tienda al margen de las redes sociales» Entrevistas emprendedores

yoana-lopezEntrevista a la emprendedora Yoana López creadora y fundadora de la tienda A Pies Juntillas y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Empresarias. Yolanda López, creadora de la tienda A pies juntillas y bloggger. ¿No sabe qué hacer con tanta ropa en el armario? Yoana López puso en marcha su tienda con la idea de dar respuesta a esta pregunta. «El vestuario define a la persona. Hay que ir acorde a cada momento y cómodo»

Seguro que en su armario acumula vestidos, pantalones o jerséis que no utiliza y se encuentran en perfecto estado. Puede deberse a que la prenda ya le quede pequeña o a que ha cambiado de estilo. O por cualquier otro motivo. La donostiarra Yoana López entendió que muchas personas se encuentran en esta situación: amontonan ropa que no usan. Por eso, decidió crear su tienda A pies juntillas, cuyo punto de partida está en un blog con el mismo nombre que empezó a escribir años antes. En su establecimiento, recibe en depósito ropa y complementos que le lleva la gente para vender.

– ¿Hay alguna prenda más cómoda que un chándal para ir por la calle?

– Muchas cosas. El vestuario es una forma de expresión, comunica y define a la persona. Hay que ir acorde a cada momento y sentirte cómodo. En mi opinión, el chándal es para hacer deporte o dar un paseo por el monte. La comodidad es relativa, pero un hombre puede sentirse bien con unos pantalones vaqueros o de algodón. Las mujeres tienen todavía más posibilidades, como una falda con un jersey, un vestido o unos leggins.

– ¿Muestran afición los guipuzcoanos por la moda?

– Siempre nos hemos caracterizado por ser una zona en la que se viste bien y nos preocupamos por la imagen.

– En este interés, ¿existe diferencia entre mujeres y hombres?

– Por su puesto. Las chicas se interesan mucho, mientras que la gran mayoría de ellos no. Entre los hombres hay tres públicos objetivos. A algunos les gusta la moda incluso más que a nosotras, pero son una minoría. Otros buscan asesoramiento y se mueven ellos. Finalmente, se encuentran los que se guían por ejemplo por su pareja o su hermana y van con ellas.

– ¿Hay algún estilo que predomine en Gipuzkoa?

– Gusta mucho el casual, un estilo cómodo y con clase. Ahora, se pueden ver muchos hombres con camisa y pantalón, pero con zapatillas, algo que antes era impensable. Entre chicas hay muchas más posibilidades. Además, se puede apreciar una gran diferencia entre las distintas zonas de España. Los guipuzcoanos seguimos una moda más elegante y sofisticada.

– ¿Cómo se detecta una tendencia y se lleva a la calle?

– Lo vas palpando en pasarelas y redes sociales, y observas que rápidamente las grandes marcas ponen a la venta esa ropa. Al final, son estas tiendas a las que acuden la gran mayoría el punto número uno para hacer llegar una tendencia a la calle.

– ¿Se necesita mucho dinero para vestir con las últimas tendencias?

– Para nada. A comprar se aprende con el tiempo, y si realmente lo haces bien hay en muchas otras cosas para las que necesitas invertir mucho más dinero. Hoy en día, podemos encontrar ropa muy asequible.

– En A pies juntillas vende ropa que anteriormente han usado otras personas, ¿se interesa la gente por este concepto?

– Cada vez va cogiendo más fuerza y estoy teniendo una gran respuesta y feedback. En estos once meses en los que llevo con la tienda abierta he puesto a la venta las prendas de casi 200 personas. Estamos hablando de artículos que se encuentran en buenas condiciones.

– ¿Cómo funciona?

– Las personas vienen aquí con su ropa y selecciono las prendas que considero interesantes y en buen estado. Si su artículo se vende les doy un porcentaje de la ganancia, que puede ser en metálico o para comprar en A pies juntillas.

– Cuando la gente se presenta en la tienda, ¿sabe lo que busca o quiere consejo?

– Nos podemos encontrar las dos variantes. Algunos llegan y tienen claro lo que quieren. Miran la ropa en exposición y se la prueban. Están también quienes se acercan con un pantalón, me dicen que no saben con qué combinarlo y me piden ayuda. Esto me encanta. Por otro lado, al tratarse de una tienda con un concepto relativamente nuevo, la mayoría quiere saber de qué se trata y cómo funciona. Cuando ya lo conocen, me dicen lo que están buscando.

– ¿Cómo se aconseja a una persona en cuestión de moda?

– Primero me fijo en su fisionomía y después les pregunto por su rutina. Hay que saber para qué quieren la ropa, para ir al parque, a la oficina… Con esa información, le presento dos o tres prendas y cuando se las prueban observas cómo reacciona, cómo les quedan y cómo se sienten con ellas. Enseguida te das cuenta, porque a algunos cuando les asesoras les cambia la cara.

– El escaparate es importante para invitar a los potenciales clientes a entrar en la tienda, pero el de A pies juntillas es pequeño…

– Mi escaparate son las redes sociales. Son mi gran aliado y mi punto de comunicación número uno. Por eso, decidí utilizar el de la tienda para reproducir en la televisión un vídeo en el que se explica en un minuto –está con subtítulos, aunque en la página web apiesjuntillas.com se puede escuchar el audio– en qué consiste A pies juntillas.

– ¿Resulta complicado compaginar la tienda y el blog?

– A veces no entiendo cómo consigo sacarle horas al día para gestionar ambas. Me tengo que organizar muy bien para compaginarlas, pero van de la mano. No concibo la idea de llevar bien la tienda, pero no hacerlo bien en redes sociales, y viceversa.

– ¿De dónde le viene su interés por la moda?

– Desde pequeña me interesó, así que probablemente lo habré adquirido de mi madre, porque a ella también le gusta. Luego, tuve la suerte de entrar en Inditex, así que se convirtió en mi pasión y mi profesión. Ahora, estoy en otra etapa con A pies juntillas.

– ¿Sacar adelante la tienda?

– Cuando decidí volver a San Sebastián, en 2014, necesité dos furgonetas para traer desde Alicante toda mi ropa. Me pregunté: ‘¿qué hago con tanta cosa?’. Mis padres disponían de un taller de coches y pensé en utilizar ese espacio para poner a la venta ahí algunas de ellas durante un fin de semana, aprovechando que gracias al blog me conocía mucha gente. Expuse 800 prendas y vendí prácticamente todo. Con esta iniciativa empezó un poco todo, porque cuando regresé a San Sebastián descarté la idea de trabajar para otros y preferí emprender. Luego, decidí hacer otras pop-up y las personas que se acercaban me decían que ellos también disponían de ropa que no utilizaban y que querían venderla. Así que creé la tienda en diciembre de 2015. Lo he trabajado mucho y cada poco ha habido algo que me ha dado un empujón para seguir.

Entrevistas Emprendedoras: Concha Vidales (Dna Data): «Esta empresa la componemos solo mujeres y no es casualidad»

Entrevistas Emprendedoras: Concha Vidales (Dna Data): «Esta empresa la componemos solo mujeres y no es casualidad»

Concha VidalesEntrevista a Concha Vidales, CEO -Cofundadora de la startup biomédica Dna Data y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Empresarias. Concha Vidales, Directora Ejecutiva de Dna Data.Forman parte de la nueva industria de Gipuzkoa, la biomédica y científica. En su caso, las piezas con las que trabajan son el ADN de las personas. «La implicación con cada cliente es muy grande. No somos un supermercado de pruebas genéticas»

«El día a día aquí es trepidante», confiesa Concha Vidales. En el interior de su empresa, Dna Data, seis mujeres y varias máquinas descifran decenas de muestras de ADN. Buscan y estudian enfermedades genéticas y lo hacen sin olvidar una consigna: el factor humano. Vidales y su socia, Itziar Zubillaga, llevaban más de diez años inmersas en el mundo de las enfermedades genéticas en un reconocido centro médico guipuzcoano cuando vieron la necesidad de crear una firma biomédica dedicada al diagnóstico molecular de estas enfermedades. Hoy realizan diagnósticos especializados de alto valor añadido que por su escasa prevalencia o su gran complejidad los centros médicos externalizan. Detectan patologías cardiológicas, neurológicas, oftalmológicas o las dermatológicas… Y, por supuesto, son una empresa.

– Con todos los servicios que ofrecen, ¿ la gente les viene directamente a pedir pruebas genéticas para detectar enfermedades?

– No. Las pruebas que hacemos están orientadas a enfermedades muy complejas que se ven en los hospitales, y los pacientes nos llegan siempre a través de un especialista de un hospital que es el que hace la petición. En el caso de los particulares, suelen venir o bien para pruebas de parentesco, para una determinación de un sexo fetal o para consultas de asesoramiento genético, que también tenemos. Porque la gente a veces está muy perdida, imagínese igual hay una enfermedad genética en la familia y no saben muy bien qué es lo que tienen que hacer, sobre todo en caso de embarazo, y suelen llamar para que les orientemos.

– En un sector tan de futuro como el de la genética, ¿me podría avanzar alguna novedad que tengan entre manos?

– ¿Sabe qué pasa? Que siempre estamos haciendo cosas nuevas. Constantemente. Una de nuestras características más diferenciadoras es que trabajamos a la carta. Intentamos diferenciarnos de las grandes compañías, que se han convertido un poco en supermercados de pruebas genéticas, personalizando la labor para cada paciente. De acuerdo a lo que necesita el cliente le asesoramos sobre la prueba genética más adecuada e incluso a veces sobre la técnica más adecuada.

– Tenía un buen puesto de trabajo en una clínica privada. ¿Por qué decidió arriesgarse a montar una empresa?

– Llevábamos muchos años trabajando la genética cuando decidimos crear la empresa. Mi socia, Itziar Zubillaga, y yo estuvimos más de diez años en Policlínica Gipuzkoa, donde desarrollamos un Servicio de Genética Molecular. Con los años fuimos observando la necesidad de realizar diagnósticos más precisos y cada vez más automatizados que pudieran abaratar los costes y dar una solución rápida y fiable sobre todo en el campo del diagnóstico prenatal. Y pensamos que, por nuestra experiencia, era importante meternos en el mundo de la investigación ( han creado una unidad de I+D+i) y mejorar esos aspectos.

– Cuénteme cómo transcurre un día normal en una empresa de este tipo. Qué es lo primero que hacen.

– Llegamos hacia las ocho de la mañana y lo primero que hacemos es una reunión con todo el equipo técnico para valorar y priorizar el trabajo más urgente.

– ¿Todos los días hacen esta reunión?

– Sí. Porque aunque haya una planificación, el día anterior ha podido llegar algo urgente, como puede ser una muestra prenatal de una mujer que está esperando el resultado de un estudio genético para decidir si sigue adelante o no con su embarazo, por ejemplo. Y, claro, a esas cosas hay que darles una prioridad máxima y si tenemos que trabajar el fin de semana trabajamos. Todo el personal sabe la historia clínica del paciente, conoce de dónde viene, cuáles son sus circunstancias y eso hace que la implicación sea mayor a la hora de resolver el diagnóstico.

– No hubiera pensado que se atendiera tanto a las circunstancias del paciente. El mundo médico parece desde fuera más frío.

– No creo que lo sea, una cosa es que se mantenga la calma, porque si no iríamos todo el día corriendo por los pasillos, pero es un sector muy humano y yo creo que todos los profesionales se implican mucho para que las personas tengan una respuesta lo más rápida posible.

– ¿Qué cree que se podrá llegar a hacer en el futuro?

– Creo que el avance más importante tiene que ser el abaratamiento de los costes de la maquinaria y de los reactivos. Ahora mismo es lo que encarece las pruebas. La gente tiende a pensar que estas pruebas son caras porque nosotros ganamos mucho, pero realmente eso no es así, es que el material que se utiliza es carísimo.

– ¿Cuántas personas componen su empresa?

– Seis.

– Y todas mujeres. ¿Casualidad?

– No. Es una apuesta personal de mi socia y mía. Durante todos los años que llevamos trabajando en esto hemos visto que a pesar de que las mujeres estamos en todos los sectores de la sociedad, universidades y otros espacios, esa presencia no se refleja después en los puestos de responsabilidad. Aparte, veíamos que nuestro mundo, que es muy tecnológico, nos hacía trabajar muchas horas y era muy difícil compaginar la vida personal con la vida profesional. Queríamos tener una empresa que, primero, fuera horizontal, en la que todo el mundo tuviera una implicación y un grado de responsabilidad similar, y luego que las personas pudieran compaginar su vida personal con su vida profesional, que si tienen cualquier necesidad, puedan cubrirla.

– ¿Y qué tal se lleva en la práctica?

– Muy bien. Las personas que están aquí trabajando están muy implicadas en este proyecto, yo creo que les gusta la forma de trabajar, no hay que exigirle a nadie cumplir un horario ni que sea responsable porque están todas implicadas y agradecen el hecho de poder compaginar la vida personal con la laboral.

– ¿La crisis le afecta al mundo de las pruebas genéticas o es un islote?

– Le afecta. En el sentido de que los hospitales a veces se quedan sin fondos, los pagos se retrasan y en ese sentido sí nos afecta.

– ¿Qué diría que es lo mejor de su trabajo?

– Cuando puedes ofrecer una solución a pacientes que vienen ya desanimados. Poder darles respuestas.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Estoy de acuerdo