Raúl Bon: «¿Contratar un directivo de manera temporal? Es un servicio muy útil» – Entrevistas Emprendedores

Raúl Bon: «¿Contratar un directivo de manera temporal? Es un servicio muy útil» – Entrevistas Emprendedores

Entrevista a la emprendedor Raul Bon, CEO y fundador de Bai Manager y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Raúl Bon trabaja como ‘interim manager’. No se trata de un servicio nuevo. Este servicio nace en los años 70 en Estados Unidos motivado por la crisis del petróleo. En Europa se introduce por Holanda y el Reino Unido. Hoy en día es una figura bastante normalizada en Alemania y Francia. Ahora, el fundador de Bai Manager busca darlo a conocer en Gipuzkoa.

– Se trata de un servicio dirigido a empresas u organizaciones para poner a su disposición a un directivo por un periodo determinado de tiempo. Únicamente se circunscribe a labores directivas. El cliente puede contratar este servicio por cualquier razón, como, por ejemplo, un proceso de relevo en el que el ‘interim manager’ acompaña al nuevo directivo en sus tareas para formarlo en la gestión, o para ponerse al cargo en el momento en el que se produce una ausencia porque el gerente se ha ido o le han echado y la empresa necesitan un tiempo para encontrar un sustituto. En multitud de circunstancias se puede producir la necesidad de contratar a esta figura, cuyo recorrido en la compañía va a tener un principio y un final.

– ¿Suena raro lo de contratar un directivo de manera temporal?

– La idea no es nueva. Su esencia es conocida por todos. Contratar a alguien de manera temporal se da en muchos casos. Ahí está el ejemplo de las ETTs, que ofrecen a una empresa incorporar a una persona en la parte media o baja de la estructura. Este servicio es lo mismo. Pero muchas personas se preguntan: ¿También con los directivos? Yo digo: ¿Por qué no? Busca resolver la necesidad que pueda surgir en una empresa en un momento.

– ¿Qué características debe tener este ‘interim manager’?

– Son personas de una larga trayectoria. Es importante que si una persona entra como directivo de una empresa cuente con una larga experiencia y no vaya allí a hacer experimentos. Una segunda característica estaría centrada en la especialización. Tiene que conocer bien la materia en la que va a trabajar. En tercer lugar, debe disponer de un gran enfoque en resultados. El ‘interim manager’ sabe que va a estar en una empresa u organización por un periodo determinado y en ese tiempo debe cumplir el objetivo por el que ha sido contratado. Esta persona está caracterizada por causar un impacto inmediato. Los primeros cambios empiezan a percibirse entre la semana 6 y 7, dependiendo de la dedicación que se otorgue al proyecto. Es importante que sea en una etapa temprana, no tanto si es sobre un aspecto estratégico. La rueda debe empezar a girar y cuando el ‘interim’ finaliza su papel, esa inercia debe continuar. También, ha de tener un criterio bastante objetivo.

– ¿Qué funciones puede hacer?

– Se suele encargar de la dirección financiera, de recursos humanos, comercial e incluso de estar en la dirección general. Es menos habitual que se le vea en labores de producción.

– ¿Suele tener problemas el ‘interim manager’ para que los trabajadores le hagan caso dado que va a estar de manera temporal?

– Mi experiencia me dice que no. La gente está deseando que venga una persona y comience a tomar decisiones. Una de las primeras cosas que hace el ‘interim manager’ es entrevistarse con todo el mundo. En estas reuniones te das cuenta que todos están deseando aportar su experiencia.

– ¿Durante cuánto tiempo suele ser esa temporalidad?

– La media ronda entre los seis y los 24 meses. No obstante, esto luego varía en función de las necesidades de la empresa. Lo importante es cumplir el objetivo. Además, una vez realizado el trabajo, las compañías solicitan que se haga un seguimiento de la situación para asegurarse de que todo lo implantado tenga continuidad.

– ¿A quién está dirigido este servicio?

– En España se introdujo a través de la gran empresa. Pero en Bai Manager estamos intentando explicarle a las pymes la importancia de esta figura. A día de hoy, trabajamos con pequeñas y medianas empresas, también con micropymes, algo que no lo había tenido en cuenta porque pensé que a ese nivel no iban a tener recursos para acceder a este servicio.

– ¿Resulta cara su contratación?

– El ‘interim manager’ dispone de un perfil muy atractivo para las empresas y tiene un gran caché. Su contratación laboral resultaría costosa. Sin embargo, como se trata de algo temporal y no tiene una dedicación del 100% hace que su contratación sea más accesible. Por otro lado, hace realidad el sueño de todo empresario, que es convertir un coste fijo en uno variable para un proyecto. Ahora lo necesito, pues lo contrato. Cuando acabe esa necesidad, se marcha. No recarga su estructura de costes. Se trata de una contratación mercantil, no laboral. A la empresa se le pasa una factura a final de mes y ya está. El cliente no tiene más gastos. Cuando finalice el servicio no se pasa un finiquito.

– ¿A qué se refiere con que ‘no tiene una dedicación del 100%’?

– Su dedicación en una empresa puede ser completa o no. Generalmente, trabaja con varias a la vez. Esto se establece en un acuerdo entre las dos partes. Yo, por ejemplo, trabajo en tres: en una los lunes, en otra los jueves y en la tercera los martes y viernes. Me adapto a la necesidad de cada organización.

– ¿Qué diferencias tiene con respecto a la figura del asesor?

– En la ejecución. Los asesores van a seguir existiendo y realizarán su función de consultoría. Se les pide un trabajo, completan un diagnóstico y acaban entregando a la empresa un informe a seguir para lograr ese objetivo. En ocasiones ejecuta el proyecto, pero en otras la empresa tiene que llevarlo a cabo por sus medios. En estos casos, puede que tenga empleados con un perfil que se lo permita y en otras no. El ‘interim manager’ se encarga de ejecutar un proyecto, va hasta el final, da el último paso. Y se responsabiliza de todo.

– ¿Ha calado esta idea en Gipuzkoa?

– Todavía estamos centrados en la labor de dar a conocer el servicio. En Francia, en el país vecino, tiene una labor normalizada. Aquí, en cambio, no es habitual. Estamos todavía en la fase didáctica. Hacer ver a las empresas que existe esta figura y de su utilidad.

– ¿Cómo tomó la decisión de crear Bai Manager?

– La insistencia de un amigo mío que vive en Alemania me metió el gusanillo y empecé a investigar. Después de hablar con varias empresas privadas, públicas y semipúblicas, hice mi correspondiente plan de negocio y vi que podría ser interesante. A esto hay que añadir, que me permite trabajar en diferentes sectores, lo cual me gusta.

Olaia Agirre (Oaz Coaching): «La empresa que no evoluciona y se mueve se queda rápidamente atrás» – Entrevistas Emprendedores

Olaia Agirre (Oaz Coaching): «La empresa que no evoluciona y se mueve se queda rápidamente atrás» – Entrevistas Emprendedores

Olaia AgirreEntrevista a la emprendedora Olaia Aguirrecreadora y fundadora de Oaz Coaching y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

«Ayudo a que las cosas sucedan. Ayudo a que las personas enfoquen a sus equipos para que hagan el camino hasta donde quieren llegar echando mano de sus fortalezas». Así define Olaia Agirre el trabajo que realiza en su empresa, a la que presenta como su tercer hijo. Ella tiene claro que no hay que quedarse atrás y en OAZ Coaching para el cambio acompaña a las compañías en este camino.

– ¿Es necesario para las empresas estar en constante cambio?

– ¿Cuál es el objetivo de esa transformación para las compañías?

– Encontramos diferentes motivos, como por ejemplo ser más competitivo, responder a las necesidades de los clientes o seguir contando con personas con talento dentro de la organización. Al final, ese cambio tiene que ver con la supervivencia y el querer jugar un papel determinado en el mercado.

– ¿Cuesta dar ese paso?

– Sí, tanto para las empresas como para las personas. Al final, algunas decisiones vienen dadas como empresas, pero son los trabajadores los que lo materializan. Cuando se diseña el cambio todo se ve muy claro y fácil, pero cuando lo llevamos a la práctica es cuando se empiezan a encontrar los problemas y a mitad de camino se aprecia que ese objetivo al que queríamos llegar ya no es tan sencillo. Hablamos mucho de cambio, pero hacerlo no es tan fácil.

– En ese camino, ¿cuáles son los mayores escollos?

– Podemos destacar dos aspectos. Por un lado, resulta complicado que todos en la empresa compartan la misma idea de lo que se quiere cambiar y para qué. Por otro lado, cuando se comienza con el proceso hay que darse cuenta de que cada uno tiene algo que cambiar. Muchas veces caemos en la tentación de querer que únicamente cambie el de al lado y no nosotros. Esto no funciona. Tenemos que asumir cada uno nuestra responsabilidad y a partir de aquí buscar qué podemos aportar. Se debe entender que el cambio es la suma de todos.

– ¿Cómo se motiva a los trabajadores para lograr ese cambio?

– Se les debe dar un motivo. Yo no me he encontrado con ningún trabajador que no quiera aportar, todo el mundo espera contribuir y sentirse útil. Hay que conseguir que cada uno entienda cuál es su aportación a ese proyecto común de empresa, facilitarles un espacio donde puedan aportar y valorando su trabajo. Cuando tienen esa sensación y también se le exige normalmente las personas responden y mucho.

– A la hora de abordar este camino uno de los retos es crear equipos. ¿Cómo se consigue esto?

– Efectivamente, conseguir esto es imprescindible para la empresa. Hay que trabajar mucho con la plantilla, porque no resulta fácil juntar a un grupo de personas y que trabajen. Hace falta un conocimiento mutuo, generar unas dinámicas en las que se vea que hay un avance en las tareas y crear un clima de confianza en cuanto a las capacidades de cada uno de los miembros y en la potencia del equipo. Se debe buscar que todos sean complementarios y no un simple corta-pega de cada uno de ellos.

– Aquí entra en juego la importancia de las reuniones, pero ¿se abusa a veces de ellas?

– Muchas veces se sale de una reunión con la sensación de no saber para qué ha servido. Hay mucha ‘reunionitis’ y provoca que se pierda mucho tiempo. Para que estos encuentros sean eficaces deben estar preparados, que la gente sepa a lo que va, estén marcados los tiempos y se fijen unos objetivos. No se trata de hablar por hablar. Una reunión es una oportunidad porque se consigue juntar a un grupo clave de personas para tratar un asunto, por lo que todo el mundo debe salir teniendo las ideas claras, saber cuáles son los pasos a dar, qué tarea le corresponde a cada uno y los plazos.

– En esta organización la figura del líder resulta fundamental. ¿Qué debe hacer?

– Tiene que comunicar mucho y claro, dando una visión y un lugar a cada uno de los miembros del equipo. Debe fomentar esa responsabilidad individual y de equipo.

– Pero, ¿siempre tiene que haber un liderazgo?

– Sí. Puede ser una única persona o que sea un liderazgo compartido. Al final, esto es un reconocimiento que te otorgan las personas y en todos los equipos de trabajo se da. Además, resulta importante, porque esta figura te lleva a conseguir los objetivos. Se estima que hasta un 60% de la productividad de las personas dependen del líder.

– ¿Cómo se forma a un líder?

– Se le debe ayudar a generar una visión y valorar a las personas desde la diferencia. Además, hay que enseñarle a desarrollar habilidades como la comunicación y la empatía.

– En todo este proceso de cambio, ¿cuál es la labor de OAZ Coaching para el cambio?

– Mi trabajo se desarrolla a dos niveles. Ayudo de manera individual a las personas o a los líderes que ya saben lo que buscan a tomar conciencia de los recursos de los que dispone, los miedos que pueden surgir y a cómo superarlos. Con los equipos intento que se den cuenta de las dinámicas que deben afrontar, a abordar los problemas y a generar recursos o estrategias para seguir avanzando.

– ¿Por qué dio el paso de crear esta empresa?

– Antes trabajé en un banco. En la sucursal me di cuenta de que para los problemas técnicos no había ningún problema, porque había teléfonos a los que llamar y preguntar, pero también entendí que el éxito de la oficina dependía de las relaciones que mantuviéramos como equipo y con los clientes. Sin embargo, para esto nadie te enseña, ni se daba ninguna clave. Este convencimiento me creó una serie de inquietudes y empecé a indagar. Me di cuenta de que no solo me preocupaba a mí, que había una necesidad. Así empezó a tomar forma OAZ Coaching para el cambio.

– ¿Resultó difícil dar esos primeros pasos?

– Fue duro, porque hay que trabajar muchas horas y seguir haciéndolo. Al final, el ser emprendedor tiene sus pros y contras. Resulta difícil que te den tu primera oportunidad, retarte y empezar a ver resultados

Asier Pereda y Unai Cruz (Rentals Collection):«Frente a los pisos turísticos alegales, quisimos trabajar de modo ejemplar». Entrevistas emprendedores

Asier Pereda y Unai Cruz (Rentals Collection):«Frente a los pisos turísticos alegales, quisimos trabajar de modo ejemplar». Entrevistas emprendedores

The Rentals CollectionEntrevista a Unai Cruz y Asier Pereda Socios fundadores de Rentals Collection y miembros del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Empresarios. Asier Pereda y Unai Cruz. Fundadores The Rentals Collection S.L. Abrieron una empresa dedicada a la gestión de alquileres vacacionales cuando su regulación estaba aún en pañales. ¿Su obsesión? Hacerlo muy bien, «al estilo guipuzcoano», dicen. «Quien piense que alquilar a turistas un piso corriente es un ‘negociazo’ se equivoca»

Seguro que a aquel inquilino moroso que traía de cabeza a la familia de Asier Pereda ni se le pasó por la cabeza que su insistencia en permanecer en un piso sin pagar el alquiler acabaría dando origen a una empresa precursora en el negocio de moda en San Sebastián: los alquileres vacacionales. Pero así fue. Cuando al fin abandonó la vivienda corría el mes de mayo y a Pereda, que trabajaba en Decathlon junto a Unai Cruz a la par que cursaba sus estudios de Empresariales – Ingeniería informática en el caso de Cruz–, se le ocurrió que aquel piso podría alquilarse sólo por quincenas, a turistas, para ahorrarse los sinsabores, una opción que por aquel entonces, hace bastantes años ya, era novedosa. La experiencia fue un éxito y el punto de partida de un recorrido empresarial que llevaría a los dos amigos a constituir The Rentals Collection, una compañía pionera en alquiler vacacional en la capital guipuzcoana.

– Así que aquella alternativa temporal dio paso a esta empresa…

–Unai: Sí, con el tiempo y después de varias experiencias alquilando apartamentos vacacionales, en junio de 2013 creamos The Rentals Collection adhiriéndonos al decreto del Gobierno Vasco de 2013 por el que se regulan los apartamentos turísticos en la CAPV. Empezamos con la experiencia que teníamos y de forma más organizada, más profesionalizada.

– Asier: Nuestra ilusión cuando abrimos la empresa era además traer algo más que camas a Donosti. Queríamos traer también innovación y hacer las cosas como las hacemos en Gipuzkoa. Hacerlas bien.

– ¿Como han hecho con esa máquina para hacer el check-in que tienen fuera de la oficina?

– Asier: También. Es una máquina muy compleja que entrega las llaves y permite el cobro. Es algo pionero aquí, y queremos seguir avanzando en esa línea de mejoras en todos los ámbitos. Existen infinidad de soluciones de tipo software y de hardware que, como no las encontramos para diferentes aspectos de nuestra actividad las estamos desarrollando nosotros o junto a socios tecnológicos en colaboración con otras industrias locales. Nos toca ir abriendo brecha.

–Cuando empezaron el negocio de los alquileres vacacionales todavía estaba tomando forma. ¿Cómo han sido estos años?

– Unai: Durísimos. En un sector como el nuestro, aún inmaduro, te toca abrir camino. Los primeros que abrimos oficina a pie de calle fuimos nosotros, que ahora parece muy normal y en Europa está estandarizado, pero aquí antes lo que hacíamos era ir al piso y quedar con el cliente. Todo era más casero.

– Con 120 pisos eso será inviable…

– Unai: Ni con 60…

– Asier: Y en un contexto en el que todo se movía de forma alegal vimos la oportunidad de hacer las cosas de forma ejemplar. Para eso nos dirigimos a Hacienda porque queríamos que los propietarios de las viviendas se dieran de alta en el impuesto correspondiente, y ni siquiera allí tenían claro en aquel momento cómo teníamos que proceder, éramos algo nuevo para ellos. Después de hacer un trabajo con una consultora y con Hacienda dimos forma a lo que es hoy en día The Rentals Collection. Hemos tenido que hacer mucho trabajo que no es puramente de explotación de viviendas de uso turístico sino que ha consistido en reunirnos con políticos, con instituciones, con todo el mundo, para reglar el funcionamiento de nuestra actividad y debíamos quitar los prejuicios a mucha gente.

– Lo dice por aquellos que asocian el sector a dinero negro…

– Unai: Y a cosas mal hechas.

– ¿Cómo es su trabajo?

– Asier: Al final somos como una empresa cualquiera en el sentido de que tenemos nuestros proveedores, que son los propietarios de las viviendas, y nuestros empleados, repartidos en los departamentos de recepción, mantenimiento… La lavandería la tenemos externalizada, como cualquier hotel. En realidad nuestra empresa en número de camas es tan grande como el mayor hotel de San Sebastián. Tenemos más de 500 camas, al final es una estructura equiparable a la de un hotel solo que en vez de en un edificio estamos en un municipio.

– Ahora se ha puesto de moda invertir los ahorros en un alquiler vacacional. ¿Tanto se gana?

–Asier: No sale rentable a no ser que tengas un piso tan exclusivo que no lo puedas alquilar de forma tradicional. En la forma en que trabajamos es muy gravoso explotar una vivienda de uso turístico.

– Parece lo contrario, la verdad.

– Asier: Sí, pero dentro de un año, cuando el propietario vea los beneficios tras pagar los impuestos pertinentes (IVA, IRPF, consumos de los clientes), es muy probable que vuelva al alquiler tradicional. Frente a la sensación que puede haber de que un piso turístico es un ‘negociazo’ –de media anual facturarían 30.000 euros– eso será así para el que no paga impuestos, porque pagando impuestos, solamente las viviendas de ‘súper calidad’ son más rentables que el alquiler tradicional. En realidad en la medida en la que todo el mundo pase por caja el mercado se ordenará solo.

– Unai: Viene mucha gente que piensa que podrá ganar 400 euros la noche por un piso cualquiera. Y no es así. El cliente demanda al final un piso casi equiparable tanto en ubicación como en calidades no te voy a decir al María Cristina, pero sí a un hotel de cuatro estrellas. Los demás pisos, en julio y agosto o en septiembre los puedes alquilar, pero el resto del año no son rentables.

– ¿Qué tipo de turista reciben?

– Unai: La edad media es de 52 años y el 85% de gente son extranjeros (Reino Unido, Australia, Francia…). Sobre todo son familias con niños.

– ¿Tienen miedo de que la burbuja se desinfle y les afecte?

– Asier: Estamos teniendo un volumen significativo de bajas por la competencia de viviendas no reguladas, que no juegan limpio. Viene mucha gente con ganas de invertir, de acondicionar viviendas, pero no prescribimos esas inversiones hasta que el mercado no esté limpio porque es muy difícil competir. Aún así, el contexto es positivo, se está trabajando mucho desde las instituciones y aunque aún falta por hacer, estamos acostumbrados a nadar contra corriente.

Breaking Molds: «Buscas en las marcas algo parecido a lo que buscas en otras personas» Entrevista Emprendedores

Breaking Molds: «Buscas en las marcas algo parecido a lo que buscas en otras personas» Entrevista Emprendedores

mikel-cortes-e-imanol-abadEntrevista a Imanol Abad y Mikel Cortés Cofundadores de Breaking Molds y miembros del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Empresarios. Imanol Abad y Mikel Cortés, Fundadores de Breaking Molds.Abrieron su agencia de creatividad en 2010 con la mira puesta en lanzar campañas de publicidad «diferentes a las tradicionales». «La crisis económica nos ha permitido llegar a clientes que, a priori, eran menos accesibles»

Una pregunta te ronda la cabeza cuando dejas atrás la empresa que Imanol Abad y Mikel Cortés dirigen en San Sebastián: ¿Qué es realmente lo que te atrae de las cosas que te atraen? Una frase de Abad (Eibar, 1985) ha puesto los puntos sobre los íes minutos antes: «Lo que buscamos en las marcas suele ser muy parecido a lo que buscamos en otras personas». Imanol Abad y Mikel Cortés (Vitoria, 1985) fundaron en 2010 lo que se podría describir como una agencia de publicidad pequeña pero matona: Breaking Molds (rompiendo moldes) que, aunque abrió sus puertas en Donostia justo cuando la crisis saqueaba agencias de comunicación, ha realizado destacadas campañas para grandes firmas.

– Y haciendo «publicidad que no parece publicidad». ¿A qué se refieren?

– Mikel: Vamos más allá de la publicidad tradicional. Nuestro reto es sorprender de una forma eficiente, enganchar a la gente, a los consumidores, y no tiene por qué ser mediante una inserción de publicidad en prensa o en televisión, sino que utilizamos el canal más adecuado para cada caso: puede ser mediante un soporte tradicional, pero también a través de las redes sociales, de una acción callejera…

– Se me viene a la cabeza la que hicieron en el campus universitario con aquella campaña de ‘una foto contra el matón’…

– Mikel: O en la fachada de edificios emblemáticos con motivo de la capitalidad cultural de 2016. Lo que importa es la experiencia que vas a generar.

– Y que la marca atraiga, supongo.

– Imanol: sí, yo siempre digo que lo que buscas en una marca es al final muy parecido a lo que buscas en una persona. A lo mejor nos gustan las personas que son divertidas, simpáticas, honestas, que nos aportan un valor… Y nos gustan las marcas que reúnen esas características, que nos tratan con respeto, como a personas inteligentes y que son confiables.

– Mikel: Así que jugamos con la estrategia, la creatividad y el diseño para que las marcas de nuestros clientes sean preferibles a las de sus competidores.

– Aunque suena bien, no parece que el momento en el que montaron la agencia fuera el idóneo.

– Mikel: Sí, pero por otro lado también fue una oportunidad en el sentido de que, al haber menos presupuesto para marca y teniendo los gerentes y directores de marketing que priorizar mucho mejor las acciones a realizar, también empezaron a buscar no sé si acciones mejores, pero sí más eficientes a menor coste, y fue para nosotros una oportunidad porque nos dio acceso a clientes que a priori era muy difícil que empezáramos a trabajar con ellos.

– Imanol: Y como empezamos en el peor momento todo ha ido a mejor en comparación con otras agencias que venían de tiempos anteriores, cuando la publicidad era más rentable. Nosotros no hemos vivido eso y al final hemos montado una estructura acorde a los tiempos actuales, una estructura rentable que nos ha permitido tener una evolución positiva.

– ¿Cómo se les ocurrió abrir esta agencia?

– Mikel: antes de Breaking Molds lanzamos una red social en internet dedicada a los viajes –Trouristque no conseguimos hacer crecer todo lo que nos hubiese gustado y, en un momento dado vimos, por lo que estábamos haciendo nosotros en comparación con lo que estaban haciendo otras marcas, que teníamos mucho que aportar en el mercado en ese área.

– Imanol: Veíamos que se hacían acciones de marca tradicionales y que se podía hacer algo que rompiera moldes, más fresco, que diferenciara más una marca.

– Eran muy jóvenes. ¿Creen que las nuevas agencias se organizan de otra manera que las antiguas?

– Mikel: la forma de trabajar aquí es bastante flexible.

– Imanol: Y no creemos en departamentos en los que hay una diferenciación manifiesta por la que, por un lado están los que piensan, por otro los que se relacionan con el cliente, los que se encargan de la producción… Creemos que con ese tipo de organización al final se pierde o se puede perder mucha información en el camino, así que lo que hacemos son equipos ‘ad hoc’ para cada proyecto en los que nos encargamos de todo, desde el principio, desde esa primera relación con el cliente en la que te vienen con un reto, que ayudas a formular o a reformular y a profundizar en él, hasta que la campaña se puede dar por finalizada y se analiza el resultado.

– Y dejando a un lado lo bonito: ¿qué es lo más difícil de encajar en su trabajo?

– Imanol: cuando has dedicado mucho tiempo a plantear e idear una campaña que crees que tiene mucho potencial y, por lo que sea, no sale adelante.

– Mikel: Y trabajar con la creatividad, que no es lineal. Cuando te proponen un reto tú tienes que afrontarlo con el objetivo de dar una solución creativa y esa solución puede que no venga en el mismo día ni en los próximos dos días. Las ideas no cuentan, no se miden en horas. Obviamente, la experiencia te da cierto conocimiento de que un proyecto te va a llevar más que otro, pero no siempre se puede medir.

– Imanol: Aunque cuantas más horas le dedicas, más lees, más curioseas, más probabilidades hay de que salga una buena idea. El concepto de creatividad que nace entre cervezas, de manera informal, es un mito. Es más fácil que nazca trabajando.

– Por cierto, ¿les pareció que Donostia era el lugar ideal para abrir la agencia? Algunos creativos lamentan que su ubicación donostiarra les penaliza.

– Mikel: Bueno, Breaking Molds no surge de un plan estratégico que recogiera la ubicación según un análisis de mercado. En realidad estábamos trabajando con otro proyecto dentro de este entorno cuando empezaron a surgir oportunidades con empresas de aquí.

– Imanol:Y además creemos que el entorno es adecuado. En general en Gipuzkoa, en Euskadi, hay muchos gerentes valientes en el sentido de que nos encontramos con gente que cree que lo más arriesgado de todo es no hacer nada o hacer lo de siempre en un entorno que ha cambiado la forma de hacer las cosas. Al final, las agencias creativas no tienen sentido sin gerentes valientes y aquí los hemos encontrado.

 

Enrique Arrillaga (Muebles Lufe): «Si le va mal, el empresario se queda desprotegido y sin derechos» – Entrevista Emprendedores

Enrique Arrillaga (Muebles Lufe): «Si le va mal, el empresario se queda desprotegido y sin derechos» – Entrevista Emprendedores

Foto cortesía D.V. - Foro Emprendedores Adegi

Foto cortesía D.V. – Foro Emprendedores Adegi

Entrevista a Enrique Arrillaga, CEO – Cofundador de la startup  Muebles Lufe y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Fue al hacer un punto y aparte en su vida profesional cuando comenzó su verdadera historia. Arrillaga dio con la fórmula de negocio que lo devolvería al mercado. «Había que arriesgar y poner los mejores precios al cliente final, sin intermediarios»

Hace poco más de dos años Enrique Arrillaga decidió apostar la última carta que le quedaba sin saber que aquella carta era, en realidad, un as en la manga sobre el que se levantaría una empresa de éxito. Acababa de echar la persiana de un negocio familiar tras años intentando remontarlo cuando optó por tratar de vender por internet y a muy bajo coste unas camas de madera de pino que había fabricado. Y acertó. Aquella venta fue el origen de Muebles Lufe, una empresa afincada en Azpeitia en cuyo recibidor hay una exposición de muebles de madera maciza y líneas funcionales que dotan a la estancia de ese aire nórdico en el que todo parece sencillo y armonioso y equilibrado. Y así parece también ahora el mundo de su creador, un eibarrés que entra en la sala destilando a partes iguales optimismo y serrín. «Estaba taladrando unas piezas», justifica. Hoy trabajan a todo gas para amoldarse a un crecimiento constante. –Vaya aventura. De dos trabajadores a ocho, de trabajar en Azpeitia con madera de pino de aquí a vender todos los días en ciudades con tanta competencia como Madrid y Barcelona… Estará contento. – Sí, estamos contentísimos, y sobre todo disfrutamos muchísimo con lo que hacemos, con cómo estamos creciendo y cómo vamos ampliando productos e innovando para mantener el negocio vivo. Hemos pasado años duros, lo pasamos canutas antes de Lufe, pero ahora estamos disfrutando cada día.

– Por cierto, es un nombre curioso el de Lufe. ¿Qué significa?

–Local, universal, funcional y ecológico. Todo el producto que elaboramos lo desarrollamos con esas características. Trabajamos con madera de aquí, de producción sostenible y vendemos por internet con los precios más competitivos posibles.

– Pero ahora que ya les va bien, ¿no tienen tentación de subir los precios?

– Si fueran más caros no podríamos competir con Ikea, por ejemplo. Teníamos claro que había que arriesgar y los mejores precios que tenemos se los hemos puesto al cliente final, ahorrándonos los intermediarios, que encarecían mucho el precio. Esa ha sido nuestra apuesta.

– Viene de una empresa familiar que fabricaba tableros alistonados, ¿por qué no siguió?

– Mi padre se metió en el negocio del tablero alistonado en el año 92. Tuvimos unos años buenos, que yo creo que fueron 2002, 2003 y 2004, pero a partir del 2005 y 2006 empezamos a perder dinero y a intentar buscar formas de salir adelante. Trabajamos muchísimo por levantar ese negocio, lo intentamos y lo volvimos a intentar y a intentar de múltiples maneras, pero al final no fue bien. Fueron años durísimos. Lo perdimos todo, porque tomamos la decisión de apostar personalmente por aquella empresa porque creía que era capaz de sacarla adelante. Y no fue así. Tuvimos que cerrar y, bueno, a última hora habíamos sacado una serie de camas de madera y a mí la venta por internet siempre me ha gustado, pensaba que por ese canal teníamos una oportunidad y decidimos intentarlo. Así que cerramos la empresa en febrero de hace dos años y pico. Es entonces, cuando pierdes todo, cuando coges un papel y apuntas: ¿qué puedo hacer ahora? Podía buscar trabajo en otro lado, pero bueno, al final digo, pues la verdad es que esto de las camas me gustaría desarrollarlo.

– ¿Y qué hizo?

– Le llamé a un amigo, un empresario de aquí, de Azpeitia, Lander Garate, de muebles Begar, al que le dije que quería desarrollar la idea de vender las camas y que si me podía ‘acoger’. Y ni un problema. Y fuimos a su nave, y en su oficina, con un ordenador, hicimos una página web nueva, él nos empezó a fabricar lo que íbamos haciendo y a los tres meses ya alquilamos esta nave. Habíamos hecho un proyecto a un año con un plan según el cual si llegábamos a cierta facturación seguíamos con el negocio y, si no, lo dejábamos, y vimos que podíamos seguir adelante. Lombok Design de Zarautz nos ayudó muchísimo, así como serrería Larrañaga, y se nos añadió una diseñadora, Silvia Ceñal, que apostó por el proyecto cuando aún no había despegado… Encontramos muy buenas conexiones en gente que te entiende, que sabe lo que es sacar un negocio adelante, y entre todos arrancó esta empresa.

– ¿Por qué decidió vender por internet? ¿No se vuelve uno loco tratando con un montón de clientes particulares?

–No, lo de llegar del fabricante al cliente final directamente a mí me parece una maravilla. Nos hemos quitado a los intermediarios y hemos ganado un montón de oxígeno sin ellos. Yo con el canal de comercialización he sufrido mucho. El comerciante, por lo menos en mi caso, e igual ha sido por estar en un mercado en el que había excesiva oferta, casi siempre ha abusado de nosotros. Ahora con el cliente final la relación es mucho mejor. Y te quitas los bancos porque ganas una liquidez total, la gente sabe que tiene que pagar para recibir su producto y todo es más fluido.

– ¿Siendo la materia prima local, Gipuzkoa es su principal cliente?

– No, al final la gente nos conoce por internet, así que vendemos en todos lados, sobre todo en Madrid, Barcelona y Baleares un montón.

– ¿Cuántos pedidos tienen cada día?

– Unos veinte al día, el triple que el año pasado, es una pasada la evolución que estamos teniendo, estamos contentísimos. Vamos innovando en los diseños y ampliando la oferta. Para mantener la tienda viva tenemos que seguir sacando producto, siempre con la filosofía LUFE. Creo que tenemos un largo camino por delante…

– Imagino que no exento de miedo tras lo vivido.

– No. A ver, yo creo que hay cosas que no se te olvidan nunca, sobre todo porque yo creo que cuando eres un empresario –bueno, hablo de empresarios, pero en realidad nosotros somos unos trabajadores como cualquier trabajador, por lo menos los que yo conozco– cuando lo perdemos todo nos quedamos totalmente desprotegidos. Si te va mal, los trabajadores que arrastras contigo sufren muchísimo, pero tú te quedas sin ningún derecho y da igual que hagas las cosas con buena voluntad, siempre somos los malos de la película. Con esas experiencias se sufre mucho, pero al final te haces súper fuerte. No te queda otra. Trabajas internamente para alejarte de esos miedos que tienes todavía y poder salir adelante. Por suerte, nosotros lo que estamos viviendo es una buena etapa, tenemos mucho recorrido por delante, y preferimos trabajar y mirar hacia adelante.

Pablo Ayala (Innovae): «Gipuzkoa necesita más inversión y empresarios en nuevas tecnologías» – Entrevistas Emprendedores

Pablo Ayala (Innovae): «Gipuzkoa necesita más inversión y empresarios en nuevas tecnologías» – Entrevistas Emprendedores

Foto D.V. - Foro Emprendedores Adegi

Foto D.V. – Foro Emprendedores Adegi

Entrevista a Pablo Ayala, CEO -Cofundador de la startup  Innovae Augmented Reality a y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Empresarios.Pablo Ayala , Fundador de Innovae Augmented Reality. Pablo Ayala ha creado en Donostia una firma decidida a revolucionar las empresas con aplicaciones de realidad virtual y aumentada.«Hay empresas con departamentos de innovación que no innovan y al revés…»

De pronto apareces en el interior de un hangar. Hay una aeronave a un lado y máquinas enormes al otro; te acercas a ellas y con un mando les pides información real sobre su estado, información que se despliega frente a tus ojos. Después te quitas las gafas y vuelves a la realidad: estás en la empresa Innovae Augmented Reality, en San Sebastián. La empresa es real, al igual que la que hemos visto a través de las gafas de inmersión virtual, que son una herramienta que comercializa esta firma tecnológica creada por Pablo Ayala hace alrededor de dos años tras más de doce generando soluciones innovadoras para múltiples campos. Este ingeniero informático está actualmente viviendo un momento de ebullición y crecimiento tras años en los que la crisis económica ha puesto el freno a las nuevas tecnologías.

–Con estas gafas el director de una empresa no tendría que bajar a planta. Vería las máquinas

desde su despacho. –Y no tendría que llevar las máquinas a una feria con el coste de transporte que supone. Creamos un clon de las instalaciones, de las máquinas, que puede incluir información en tiempo real de su estado y el empresario se lleva las gafas.

–Y eso sería realidad virtual. ¿Y la realidad aumentada?

– Con realidad aumentada puedes ver las máquinas también, pero sin ‘transportarte’ a un espacio completamente virtual. Por ejemplo, tengo un catálogo, utilizo una tablet y con la cámara de la tablet apunto al catálogo y me aparece un 3D al que me puedo acercar con la cámara. Combina vídeo con 3D. Estas tecnologías se han utilizado tradicionalmente en el ámbito del marketing, la comunicación y el apoyo a la venta directa. La pequeña revolución en la que nos encontramos ahora es que las estamos aplicando en otros procesos críticos de las empresas, en la Industria 4.0, en diferentes ámbitos: en el apoyo al mantenimiento de máquinas, utilizando unas gafas de realidad aumentada para que tú puedas ver cómo vas reparando la máquina a la vez que lo haces, por ejemplo. O también podemos mandar los datos que genera una fábrica a un reloj…

– Vale, yo veo claramente cómo funciona tras usar las gafas. Pero hasta que no me las he puesto me costaba visualizarlo. ¿No es difícil ser empresario en un sector en el que la demanda puede ser inexistente por simple desconocimiento del producto?

– Pero nosotros siempre hemos trabajado así, teniendo que despertar una demanda latente…

– ¿Y no es agotador como empresario?

– Sí, puede ser agotador, pero tiene sus claves. Cuando un mercado madura y hay mucha gente que ofrece lo mismo que tú, el principal argumento de venta sería el precio y quizá el servicio, ya que no existirían elementos diferenciadores en el producto. Si en lo que tú ofreces hay algo completamente diferencial y que puede cubrir una necesidad, buscando un tipo de cliente específico que pueda sacarle provecho la demanda se va generando poco a poco. Digamos que trabajas en parte como un evangelizador acerca de la tecnología, tienes que hacer una labor muy didáctica y tienes que entender el negocio de tus clientes y cómo les puedes ayudar con tu tecnología y productos, porque muchas veces tienes que hacer algo que no se ha hecho todavía y que no está demostrado que vaya a funcionar.

– Y vender conceptos complejos.

–Sí, pero cuando lo ves tan claro y entiendes cómo funcionan algunas cosas en las empresas y ves que se pueden mejorar muchísimo… Lo cuentas y no se lo creen, pero vas poco a poco, haces un piloto para ir demostrándoles que las hipótesis se cumplen y cuando llegas al final del camino el cliente se queda encantado. – ¿Entre qué tipo de personas o empresas encuentra más receptividad? – La verdad es que no hay un patrón o un perfil. Incluso hay empresas que tienen un departamento de innovación y que no están innovando y empresas que no tienen departamento de innovación cuyo departamento de marketing y ventas hace cosas súper innovadoras. Es dar con las personas y las empresas. – ¿Cree que este sector, el de la innovación tecnológica, puede estar creando otro nuevo cinturón de empresas en Gipuzkoa? –No, creo que aquí estamos a la cola en lo referido a la creación de empresas basadas en nuevas tecnologías… Si ahora hay un polo en el Estado en que se estén generando mas startups en este sentido es en Barcelona. Aquí hemos perdido un poco el tren, necesitamos más emprendedores y más inversión para apoyarles.

– Han realizado trabajos para marcas conocidas, pero de otras comunidades. ¿No hay empresas vascas innovadoras?

– Sí, también. Ahora mismo estamos trabajando en varios proyectos muy innovadores con una empresa de Gipuzkoa del sector de la máquina herramienta y con una ingeniería vizcaína.

– ¿Cómo es trabajar aquí?

– Sería una mezcla de consultora de negocio y de empresa de vídeojuegos. Primero tenemos que averiguar cómo aplicar nuestros productos para generar eficiencia o mejorar los resultados de un negocio,y, posteriormente, producir contenidos 3D, y programar la interacción de los usuarios.

– Parece bonito este sector.

– A mí me encanta. Me gusta mucho trabajar en esto y el tiempo se me pasa volando.

– Ha creado varias empresas. ¿Nunca ha tenido inquietud por trabajar por cuenta ajena?

– Nunca. No sirvo para ello. Prefiero emprender.

– ¿Pese a las dificultades?

– Sí, que las tiene y más con el sarampión que hemos pasado todos con la crisis.

– Tampoco se han librado.

– No, es que ha afectado en todo y de una forma muy impactante porque ha habido una congelación de la actividad durante tres o cuatro años. Sin embargo, en 2015 el sector ha crecido muchísimo; hasta el punto de que cuando creamos esta iniciativa, desarrollar comercialmente España no era lo más importante –estábamos muy centrados en UK y México– y ahora estamos viendo que solo con lo de aquí no damos abasto. Y que siga así…

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Estoy de acuerdo