Raúl Bon: «¿Contratar un directivo de manera temporal? Es un servicio muy útil» – Entrevistas Emprendedores

Entrevista a la emprendedor Raul Bon, CEO y fundador de Bai Manager y miembro del Foro de Emprendedores de Adegi,  realizada y publicada en el Diario Vasco.

Raúl Bon trabaja como ‘interim manager’. No se trata de un servicio nuevo. Este servicio nace en los años 70 en Estados Unidos motivado por la crisis del petróleo. En Europa se introduce por Holanda y el Reino Unido. Hoy en día es una figura bastante normalizada en Alemania y Francia. Ahora, el fundador de Bai Manager busca darlo a conocer en Gipuzkoa.

– Se trata de un servicio dirigido a empresas u organizaciones para poner a su disposición a un directivo por un periodo determinado de tiempo. Únicamente se circunscribe a labores directivas. El cliente puede contratar este servicio por cualquier razón, como, por ejemplo, un proceso de relevo en el que el ‘interim manager’ acompaña al nuevo directivo en sus tareas para formarlo en la gestión, o para ponerse al cargo en el momento en el que se produce una ausencia porque el gerente se ha ido o le han echado y la empresa necesitan un tiempo para encontrar un sustituto. En multitud de circunstancias se puede producir la necesidad de contratar a esta figura, cuyo recorrido en la compañía va a tener un principio y un final.

– ¿Suena raro lo de contratar un directivo de manera temporal?

– La idea no es nueva. Su esencia es conocida por todos. Contratar a alguien de manera temporal se da en muchos casos. Ahí está el ejemplo de las ETTs, que ofrecen a una empresa incorporar a una persona en la parte media o baja de la estructura. Este servicio es lo mismo. Pero muchas personas se preguntan: ¿También con los directivos? Yo digo: ¿Por qué no? Busca resolver la necesidad que pueda surgir en una empresa en un momento.

– ¿Qué características debe tener este ‘interim manager’?

– Son personas de una larga trayectoria. Es importante que si una persona entra como directivo de una empresa cuente con una larga experiencia y no vaya allí a hacer experimentos. Una segunda característica estaría centrada en la especialización. Tiene que conocer bien la materia en la que va a trabajar. En tercer lugar, debe disponer de un gran enfoque en resultados. El ‘interim manager’ sabe que va a estar en una empresa u organización por un periodo determinado y en ese tiempo debe cumplir el objetivo por el que ha sido contratado. Esta persona está caracterizada por causar un impacto inmediato. Los primeros cambios empiezan a percibirse entre la semana 6 y 7, dependiendo de la dedicación que se otorgue al proyecto. Es importante que sea en una etapa temprana, no tanto si es sobre un aspecto estratégico. La rueda debe empezar a girar y cuando el ‘interim’ finaliza su papel, esa inercia debe continuar. También, ha de tener un criterio bastante objetivo.

– ¿Qué funciones puede hacer?

– Se suele encargar de la dirección financiera, de recursos humanos, comercial e incluso de estar en la dirección general. Es menos habitual que se le vea en labores de producción.

– ¿Suele tener problemas el ‘interim manager’ para que los trabajadores le hagan caso dado que va a estar de manera temporal?

– Mi experiencia me dice que no. La gente está deseando que venga una persona y comience a tomar decisiones. Una de las primeras cosas que hace el ‘interim manager’ es entrevistarse con todo el mundo. En estas reuniones te das cuenta que todos están deseando aportar su experiencia.

– ¿Durante cuánto tiempo suele ser esa temporalidad?

– La media ronda entre los seis y los 24 meses. No obstante, esto luego varía en función de las necesidades de la empresa. Lo importante es cumplir el objetivo. Además, una vez realizado el trabajo, las compañías solicitan que se haga un seguimiento de la situación para asegurarse de que todo lo implantado tenga continuidad.

– ¿A quién está dirigido este servicio?

– En España se introdujo a través de la gran empresa. Pero en Bai Manager estamos intentando explicarle a las pymes la importancia de esta figura. A día de hoy, trabajamos con pequeñas y medianas empresas, también con micropymes, algo que no lo había tenido en cuenta porque pensé que a ese nivel no iban a tener recursos para acceder a este servicio.

– ¿Resulta cara su contratación?

– El ‘interim manager’ dispone de un perfil muy atractivo para las empresas y tiene un gran caché. Su contratación laboral resultaría costosa. Sin embargo, como se trata de algo temporal y no tiene una dedicación del 100% hace que su contratación sea más accesible. Por otro lado, hace realidad el sueño de todo empresario, que es convertir un coste fijo en uno variable para un proyecto. Ahora lo necesito, pues lo contrato. Cuando acabe esa necesidad, se marcha. No recarga su estructura de costes. Se trata de una contratación mercantil, no laboral. A la empresa se le pasa una factura a final de mes y ya está. El cliente no tiene más gastos. Cuando finalice el servicio no se pasa un finiquito.

– ¿A qué se refiere con que ‘no tiene una dedicación del 100%’?

– Su dedicación en una empresa puede ser completa o no. Generalmente, trabaja con varias a la vez. Esto se establece en un acuerdo entre las dos partes. Yo, por ejemplo, trabajo en tres: en una los lunes, en otra los jueves y en la tercera los martes y viernes. Me adapto a la necesidad de cada organización.

– ¿Qué diferencias tiene con respecto a la figura del asesor?

– En la ejecución. Los asesores van a seguir existiendo y realizarán su función de consultoría. Se les pide un trabajo, completan un diagnóstico y acaban entregando a la empresa un informe a seguir para lograr ese objetivo. En ocasiones ejecuta el proyecto, pero en otras la empresa tiene que llevarlo a cabo por sus medios. En estos casos, puede que tenga empleados con un perfil que se lo permita y en otras no. El ‘interim manager’ se encarga de ejecutar un proyecto, va hasta el final, da el último paso. Y se responsabiliza de todo.

– ¿Ha calado esta idea en Gipuzkoa?

– Todavía estamos centrados en la labor de dar a conocer el servicio. En Francia, en el país vecino, tiene una labor normalizada. Aquí, en cambio, no es habitual. Estamos todavía en la fase didáctica. Hacer ver a las empresas que existe esta figura y de su utilidad.

– ¿Cómo tomó la decisión de crear Bai Manager?

– La insistencia de un amigo mío que vive en Alemania me metió el gusanillo y empecé a investigar. Después de hablar con varias empresas privadas, públicas y semipúblicas, hice mi correspondiente plan de negocio y vi que podría ser interesante. A esto hay que añadir, que me permite trabajar en diferentes sectores, lo cual me gusta.

Share on Facebook0Share on LinkedIn1Tweet about this on Twitter

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Estoy de acuerdo